7 verdades acerca del himen que toda mujer debería conocer

Todas crecimos creyendo más de un mito acerca del himen. En muchas culturas se cree que su ruptura es signo de que una mujer ya ha tenido relaciones sexuales. De hecho, esto es una gran mentira. Hay algunas cosas que debes conocer acerca de esta pequeña parte de tu cuerpo.

1.TODAS TENEMOS UN TIPO DE HIMEN DIFERENTE.

El himen es una membrana muy flexible que separa la cavidad vaginal de la vulva. Esta separación es parcial, ya que permite el paso del flujo vaginal. De hecho, aún no se encuentra la función específica de esta. Cada mujer tiene un himen diferente y único. Su forma puede variar.
-Anular: es el más común, con una abertura en el centro.
-Labial: la abertura es una pequeña ranura horizontal o vertical.
-Franjeado: con múltiples y pequeñas perforaciones.
-Semilunar: la abertura se sitúa contra la pared vaginal.

2. EL HIMEN PUEDE ROMPERSE DESDE LA ADOLESCENCIA.

Esta membrana es tan delgadita, que puede desprenderse o desgararse con el hecho de hacer ejercicio o incluso bailando. Hay tantas actividades que se hacen en la adolescencia que es muy extraño que esta membrana se rompa hasta después de haber tenido el primer encuentro sexual. Piénsalo, como adolescente te aseguro que hacías mil actividades que pudieron acabar con tu himen.

3. EL DOLOR QUE EXPERIMENTAS LA PRIMERA VEZ, NO TIENE NADA QUE VER CON EL HIMEN.

Algunas mujeres tiene la creencia errónea de que el dolor que sufren la primera vez que tienen relaciones sexuales es por la ruptura del himen. En realidad, la culpable del dolor es la falta de experiencia de ambos participantes. También tiene que ver con lo que nos han contado acerca de la primera vez. Estamos algo predispuestas a sentir dolor, pues nos han dicho que es doloroso, entonces ya lo esperamos.

4. EL SANGRADO TAMPOCO TIENE QUE VER CON LA RUPTURA.

El sangrado de la primera vez tampoco tiene que ver con la ruptura del himen, si no, como dijimos, con la poca experiencia con que cuenta la pareja al momento de las relaciones sexuales. La falta de lubricación y el roce muy brusco puede provocar un leve sangrado las primeras veces.

5. EL HIMEN NO RECUBRE TODA LA APERTURA VAGINAL.

Es una mentira creer que el himen es como un tapón. Si así fuera, las chicas que aún tienen restos de himen no podrían menstruar correctamente.

6. A TODO ESTO, ¿PARA QUÉ SIRVE EL HIMEN?

En realidad para nada. Es un vestigio de la formación del aparato reproductor femenino y permite que a través de su abertura salga el flujo menstrual. Finalmente, si no hubiera abertura, la persona tendría que someterse a una cirugía para poder menstruar correctamente. Son extraños y contados los casos en los que ocurre esto.

7. EN MUCHAS CULTURAS EL HIMEN SIGUE SIENDO PRUEBA DE VIRGINIDAD

En familias muy tradicionales se acostumbraba esperar a la noche de bodas para probar la virginidad de la novia. Esta se preparaba con una pequeña navaja para sangrar en caso de emergencia, pues la mayor parte del tiempo este sangrado no aparecía.

Afortunadamente este mito se ha erradicado con el tiempo. Hoy son más las chicas que conocen la verdad acerca del himen.