Aunque no lo creas, la forma de tu trasero revela algo importante sobre tu salud

¿Has pensado en qué puede significar?

Dicen que nuestro cuerpo siempre se manifiesta cuando algo en nuestra salud anda mal, o bien. Estornudamos y tosemos cuando estamos resfriados. Nos duele el estómago cuando algo nos hizo mal, y nos duele la cabeza cuando estamos demasiado cansados. Y así siempre, en cada malestar o enfermedad. Incluso, a veces ni siquiera necesitas ir a chequearte periódicamente para saber qué pasa con tu cuerpo, pues este suele hablar por sí solo.

Por ejemplo, no todas las personas tienen los mismos rasgos físicos. Hay quienes son delgados, gordos, medios, entre otros. Cada uno tiene un tipo de salud determinada y le afecta según la forma de su cuerpo. Así mismo, la forma de tu trasero también habla de ti, de tu salud y de tu rutina diaria. Ante esto, identificamos cuatro tipos de trasero que dicen más o menos qué sucede contigo.

1. Redondo o “Forma 0”

En este tipo de trasero, la cadera y la cintura son casi del mismo tamaño, pero el trasero tiene más forma de burbuja. Es uno de los traseros más fáciles de moldear con el ejercicio y luce grande, por lo que refleja un buen estado físico y una correcta distribución de la grasa corporal. Sin embargo, a veces el aumento de peso provoca que se vea bastante pesado.

2. Cuadrado, o “Forma H”

En el trasero cuadrado la cintura y cadera son casi del mismo ancho, es por eso que generalmente este trasero se ve un poco “plano”. Así mismo, también refleja que la grasa corporal tiende a distribuirse en la cintura.

3. Forma de corazón o “A”

Considerado como el tipo de trasero “más femenino”, el con forma de corazón o pera tiende a distribuir su grasa hacia la parte baja del trasero, creando la forma de un corazón invertido.

4. Invertido o “Forma V”

En este tipo de trasero la cintura es más angosta que las caderas y, a su vez, estas suelen ser más grandes que la parte baja del trasero, que no tiene tanta grasa acumulada. Las mujeres con este tipo de trasero suelen tener niveles de estrógeno más bajos que el promedio.

Por qué los hombres “duran más tiempo” con este tipo de mujeres ¡Quedan atrapados!

Al contrario de lo que las mujeres pensamos muy a menudo, para los hombres el físico no es tan importante. Es evidente que una mujer atractiva es agradable a la vista para cualquiera, ¡hasta para nosotras mujeres! Pero hay muchas cosas mucho más importantes para ellos. Aunque no lo creas.

Los hombres buscan mujeres con una buena personalidad, con atractivo interior.No hay nada más sexy que una mujer divertida, alocada, optimista y con buen sentido del humor. Pues ese rasgo no tiene fecha de caducidad, mientras el atractivo físico sí. Mientras las mujeres demasiado atractivas pero nada divertidas les atraen para pasar el rato, si eres una mujer alegre y le diviertes haciéndolo reír a carcajadas ¡será tuyo para siempre!

¿Y cuál es la magia que esconden este tipo de mujeres?

1 – Son inteligentes
Apostar por el optimismo y gozar de un gran sentido del humor, en lugar de optar por el mal genio y el aburrimiento, es sinónimo de inteligencia. ¿Por qué estar de mal humor? La vida es corta y la mujer que comprende esto es alguien que vive intensamente cada momento y, seguro, se preocupa de hacer disfrutar de igual forma a la persona que tiene al lado. ¿Quién va a querer separarse de una mujer así?

2 – No les preocupa ser atractivas
Cuando una mujer tiene personalidad, un gran sentido del humor y está segura de sí misma, no vive preocupada por esconderse detrás de una estupenda apariencia física. Vivir por y para tu cuerpo, sin preocuparte de nada más, solo muestra tus propias inseguridades y te convierte en una persona frágil, pues el físico desaparece con los años, mientras una gran personalidad puede acompañarte siempre, por eso ¡Trabaja duro en ella!
Claro que debemos cuidar nuestro cuerpo, y sentiros a gusto con nuestra apariencia, pero eso no debe serlo todo. De hecho, cuanto más cuide una mujer su personalidad, su autoestima y trate de ser auténtica, más atractiva será para los demás. Las personas seguras de sí mismas tienen un brillo especial en el rostro y todos nos sentimos atraídos por este tipo de personas. ¡Admítelo!

3 – Son auténticas
Cada persona es única, nacemos con esa condición. Pero la sociedad no fomenta la autenticidad de la gente al marcar unos estándares. Las modas y las tendencias hacen que muy a menudo las mujeres se olviden de apreciar su propia belleza y se dejen llevar por el miedo a los prejuicios. Pero las mujeres auténticas se identifican con ellas mismas, miran hacia adentro y no a las demás mujeres ni a los prototipos de belleza. Son originales y genuinas. No intentes ser igual a nadie porque ¡no hay nadie igual a ti!

4 – Confían en ellas mismas
Confiar en uno misma es tal vez el primero de los pasos. Las mujeres que están seguras de quiénes son, necesitan poco de los demás. Con su propia seguridad se bastan. Un buen sentido del humor también es sinónimo de confiar en uno mismo. Las mujeres que tienen la capacidad de hacer reír a los demás suelen confiar en ellas mismas y en su habilidad para hacer reír, y no tienen miedo del qué dirán.

5 – Tienen iniciativa
A los hombres les gusta que las mujeres tengan iniciativa. Por ejemplo, cuando toman el control de una conversación, hacen chistes y bromas, y saben reírse de ellas mismas. Probablemente valoran más ésto, que los detalles materiales que podamos tener con ellos. De igual forma, una mujer con sentido del humor dará más importancia al sentido del humor de su pareja que a un mensaje de texto bonito si su pareja es aburrida.

6 – Te contagian su optimismo
El optimismo es contagioso. Seguramente todos preferimos tener a una persona ingeniosa, divertida y alegre a nuestro lado que a alguien que contínuamente se queja de la vida que le ha tocado vivir, está malhumorado y es negativo. La razón es muy sencilla, todos necesitamos una dosis de optimismo y este tipo de personas irradian a todo su entorno. Por tanto, los hombres prefieren tener a su lado a una mujer positiva y divertida que les contagie a ellos también.

7 – Dan libertad a los demás para ser ellos mismos
Cuando una persona se acepta tal como es, sin miedos, permite a los que están a su alrededor que sean también ellos mismos. Te hacen bajar la guardia, ya que sabes que no te van a juzgar. Quién se acepta a sí mismo acepta también al resto. Quien comprendre la libertad de ser uno mismo respeta la libertad de los demás para ser quien ellos quieran, y les permiten serlo. Con una mujer así, nunca tendrás que ser otro más que tú mismo para provocarle una sonrisa.

8 – No pierden el tiempo peleando
Que una mujer sea optimista y divertida no significa que no se enfade nunca, pero las peleas con ella no van a durar mucho ya que no se sienten cómodas en este tipo de situaciones. Seguro que tratan de dialogar para llegar rápido a un entendimiento y así poder volver a los chistes. Con estas mujeres siempre acabas riéndote de la pelea o de vosotros mismos. Es difícil permanecer enfadado con alguien cuando en el fondo lo que te apetece es pasar un buen rato con esa persona y reír como siempre lo hacen.

Psicóloga y autora: Alba Santamaria

10 tips para ser una mujer más elegante

Ser una mujer elegante va más allá de usar ropa y accesorios de marcas de lujo, es sinónimo de buen gusto, actitud, educación y clase.

Es un estilo de vida que solo algunas mujeres deciden adoptar, pero ser elegante no es tan complicado como parece y todas podemos llegar a serlo si queremos. Por eso, te dejamos algunos tips para que sorprendas a todos y te conviertas en la mujer más elegante que tanto te gustaría ser. ¿Estás lista?

  • Mejora tu postura

De nada servirá que te veas guapísima si estás encorvada o sacando la panza. Intenta mantener tu espalda erguida cuando estés parada, pero también cuando camines y te sientes. Es importante que tu postura sea natural y estés cómoda con ella, de lo contrario, lucirás falsa en lugar de elegante.

  • Maquillaje light

Por ejemplo, si tus ojos llevan tonos oscuros o muy llamativos, elige un lipstick nude pero si quieres pintar tus labios de color rojo, maquilla tus ojos de una manera más natural. Una mujer elegante no necesita kilos de maquillaje para sobresalir.

 

  • ¡Conócete más!

Identifica cuáles son los tonos que van mejor con tu tono de piel y cuáles son las prendas que le favorecen más a tu cuerpo, sin que se vea vulgar. También es importante que identifiques tu estilo personal y que le seas fiel. Evita seguir tendencias, que no van contigo solo porque están de moda.

  • Evita los descuidos

La ropa sucia, arrugada o con aspecto viejo proyecta una mala imagen de ti y es cero elegante en una mujer. Lo mismo aplica con tu higiene y cuidado personal, desde tu cabello y tu olor, hasta tus uñas deben tener buena apariencia.

  • ¡Invierte!

Te recomendamos invertir en artículos que le darán un toque classy a cualquiera de tus outfits, como un buen par de stilettos o una bolsa que sea fácil de combinar y que puedas usar siempre. Un perfume sofisticado que vaya con tu personalidad también es una gran inversión.

  • Cuida tu lenguaje

Evita usar groserías y gritar al hablar, las mujeres más elegantes destacan por su buena educación y amabilidad. Además, suelen ser cultas e inteligentes, por lo que siempre tienen un tema de conversación interesante.

  • Sé más exacta

Asegúrate de que la ropa y los zapatos que usas sean de tu talla. Algo que te quede muy grande o muy apretado nunca se verá bien ¡y menos elegante! También debes ser acertada para adaptarte al clima y la ocasión, respeta los códigos de etiqueta de los eventos a los que vayas.

  • Busca un equilibrio

Puedes adoptar diferentes tendencias, sin abusar. Por ejemplo, evita usar más de tres colores diferentes en tu outfit y no combines animal print con prendas de lentejuelas o colores metálicos. Tus accesorios también deben estar en balance con tu look; cuando recurras a ropa de tonos neutros es mejor usar piezas llamativas pero si tu ropa está muy cargada debes elegir complementos discretos. Esto es clave para ser una mujer más elegante.

  • Deja más a la imaginación

Enseñar demasiada piel no es sexy, es vulgar. Lo mejor es que seas más sutil. Te sugerimos que uses un escote a la vez, ya sea en la espalda o en el pecho. Si llevas una blusa ajustada, lo mejor es que tu falda sea larga y tus pantalones holgados.

  • No grites la marca

No es necesario que sepamos quién es el diseñador de cada una de las piezas que estás usando. De hecho, las mujeres elegantes suelen ser más discretas y no necesitan usar la ropa más cara para destacar su clase, pues saben que la elegancia tiene que ver con su buen gusto y no con su dinero.

Estar feliz y relajada es fundamental para una vida larga y saludable. Te enseñamos cómo en 12 tips

Dicen que un poco de prevención vale más que una larga curación posterior. ¿Cómo tener una vida larga y saludable? Con la misma forma de vida que te puede servir para prevenir enfermedades, conseguirás perder peso y mantener la forma. Son muchos los secretos que se suelen comentar sobre la posibilidad de vivir más años. Desde la miel cruda, tomar bacalao crudo, y muchos otros trucos.

Hay diversos factores que pueden tener influencia en tu estilo de vida. Entre ellos están el ejercicio y la dieta, pero hay otros que pueden generar mucho impacto en tu salud a largo plazo, en la generación de las bases para que tu vida sea sana y duradera. Para conseguirlo, te animamos a seguir estos sencillos consejos:

1. Hacer ejercicios diarios.

Tus labores y actividades diarias pueden darte la sensación de que no tienes tiempo para hacer ejercicio. Incluso esa falta de tiempo puede ser real. Sin embargo, es preciso que seas consciente de los beneficios que el ejercicio puede aportar a tu salud.

Además de fortalecer tu salud cardiovascular y ayudar a regular tu presión arterial, el ejercicio puede reforzar tu salud mental y controlar algunos aspectos de carácter psíquico, como la ansiedad, el estrés y la depresión.

El tiempo no siempre es una excusa para no hacer ejercicio. Una caminata de 30 minutos diarios puede ser suficiente para mantener la forma. Incluso puedes realizarla en tres tandas de diez minutos, aquellos días en que sea imposible sacar tiempo para ello.

2. La salud de los huesos.

En la etapa infantil, tus huesos tienen la fortaleza adecuada, que van ganando poco a poco. En el caso de producirse alguna fractura, la recuperación suele ser rápida. Según van pasando los años, el proceso de recuperación es cada vez más lento, y las articulaciones pueden ser cada vez más frágiles, más vulnerables y débiles.

La densidad ósea ideal la tenemos hasta los 35 años. A partir de esa edad, comienza el proceso del envejecimiento y los tiempos de recuperación son cada vez mayores, en caso de producirse una lesión. Puedes mantener tus huesos sanos con una dieta rica en calcio, ejercicios diarios, tomando vitaminas, calcio y fósforo.

3. Las relaciones sociales.

Está demostrado que la compañía y la amistad son dos variables muy importantes para la felicidad, pero también pueden influir en que tu vida sea más larga.

Algunas investigaciones sobre los efectos de la soledad, indican que el aislamiento social produce una mayor tasa de mortalidad. La soledad no es un buen aliado para las personas de mucha edad.

Los datos y las estadísticas son claros: las personas casadas viven durante más tiempo que las solteras. Entre otras razones, esto puede deberse a que los casados o que convivan en pareja, tengan un entorno social mayor, y un menor aislamiento.

4. Una alimentación saludable.

La dieta sana es fundamental para tener una buena salud, y una vida más larga. Es muy importante evitar cierto tipo de comida y de bebida, sobre todo las que tienen muchas calorías, grasas perjudiciales, azúcares refinados, etc. Todo ello puede originar un incremento de peso, y el riesgo de enfermedades.

Los ácidos grasos llamados “trans”, elaborados con aceite vegetal derivado de un proceso de hidrogenación, son especialmente perjudiciales. Pueden localizarse en algunos dulces, margarinas vegetales y comida rápida.

Todo este tipo de ingredientes elevará tu colesterol “malo”, con el riesgo de bloqueo de arterias, enfermedades muy graves, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, etc.

5. El alcohol y el tabaco.

Es muy conocido que el consumo de alcohol y tabaco pueden originar efectos demoledores en tu salud. Un consumo abusivo, en el caso del alcohol, no solo produce resaca y malestar al día siguiente, sino que a largo plazo los daños causados en nuestro cuerpo pueden ser grandes. El alcohol puede afectar mucho al hígado, con patologías derivadas.

En lo que se refiere al tabaco, está demostrado que fumar diariamente incrementa de una forma importante el riesgo a desarrollar más de 50 enfermedades reconocidas como graves.

El tabaco es la causa principal de más del 90% de los tumores y del cáncer de pulmón, además de causar daños en la circulación de nuestras arterias, complicar las enfermedades respiratorias, un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, etc.

6. Un sueño reparador.

Dormimos a diario para compensar el esfuerzo diario en nuestros trabajos, labores, actividades físicas, etc. Sin embargo, ¿cómo es el sueño que tenemos?, ¿dormimos el tiempo suficiente?

Los beneficios que te puede reportar un sueño reparador son claros:

Mejora en tu estado de ánimo. Una noche de sueño tranquilo, largo y sosegado conseguirá que te levantes más optimista y con una visión más positiva de todo. Está demostrado que la falta de sueño origina que estés menos receptiva a sensaciones positivas.
Un mayor aporte de energía. La falta de un sueño reparador ocasiona pérdida real de energía, con la consecuencia de empezar el día con menos fuerza.
Tu sistema inmunológico también se mejora con una buena noche de sueño.

7. La meditación, sus beneficios.

Aunque hay muchas terapias alternativas, para conseguir una vida saludable, ponemos aquí la meditación por ser un método científico, con unos efectos probados de forma científica.

La meditación puede estimular nuestra auto curación, así como aportarnos una mayor resistencia a la fatiga, más creatividad, y estimular las zonas en nuestro cerebro que se vinculan con la alegría y la felicidad.

La meditación es una práctica de carácter intelectual, con la que se puede potenciar la atención y la concentración. Con ella conseguirás estimular el sistema inmune de tu organismo, liberar tu mente de ansiedad y de estrés, consiguiendo el bienestar que necesitas.

8. Haz cosas que te gusten, diviértete.

El trabajo es necesario, pero también lo es hacer cosas que te gusten. El ocio puede ser una forma de entretenernos y descansar, pero la diversión lleva asociada una participación más activa, alegre y reparadora. Con la diversión consigues alegría, motivación para tu día a día, pasión por vivir, y felicidad.

Cualquier actividad que desarrolles diariamente es más sencilla de realizar si es divertida. Además, un espacio de tiempo en cada día deberías destinarlo a ti, a reflexionar sobre cosas importantes en tu vida, y también a divertirte haciendo aquello que realmente te llena.

9. Los problemas pequeños de cada día.

Aunque quieras, no puedes evitar que cada día surjan diferentes complicaciones, conflictos y problemas. Pero sí puedes decidir el impacto que estos pequeños problemas tienen en tu vida. Es muy importante la forma de afrontar estas dificultades diarias. Ello puede hacernos más fuertes o descolocarnos del todo.

Si tienes la costumbre de resolver los problemas que te surjan con estrategias pasadas que se ha demostrado que no funcionan, es hora de que te plantees nuevas perspectivas. Lo primero es analizar si se trata de problemas de relevancia, o son pequeñeces con las que te obsesionas y tiendes a magnificarlas. Seguro que la cuestión tiene una solución práctica, más sencilla de lo que parece.

10. Los problemas de los demás.

La solidaridad y la empatía son positivas en tu vida. Pero asumir en exceso los problemas de los demás, puede traer falta de felicidad a tu vida. No puedes abstraerte de problemas de algunos miembros de tu familia, de amigos muy cercanos. Pero dejar que te afecten en exceso noticias que escuchas o ves en medios de comunicación, problemas de vecinos, o de tu entorno social, no ayuda a que tu vida sea cien por cien saludable.

Aunque está bien implicarse en temas sociales y contribuir al bienestar común, no debes pasar la frontera de hacer tuyos los dolores ajenos.

11. Los beneficios de las vitaminas.

Las vitaminas son uno de los nutrientes más necesarios en nuestro cuerpo. Si estás pasando por una etapa en la que te encuentras un poco decaída, sea por la razón que sea, posiblemente necesites un aporte extra de vitaminas.

En el mercado encontrarás complementos y suplementos vitamínicos, que pueden compensar el déficit de vitaminas que tu cuerpo necesita.

Entre las vitaminas más necesarias, está la vitamina A, todas las del grupo del complejo vitamínico B, la vitamina C, D y E. Cada una de estas vitaminas puede aportarte cosas distintas. También es muy beneficioso un buen baño de sol cada día, sobre todo en las horas en que no calienta tanto.

12. ¿La miel alarga la vida?

Entre los remedios caseros que siempre hemos oído que sirven para vivir más, está la miel. Una cucharada de miel cruda cada día puede fortalecernos ante alergias, problemas digestivos, etc.

La miel es muy baja en humedad y tiene un toque de acidez. Estos dos factores la convierten en un entorno muy poco favorable para microorganismos y bacterias. Por estas razones y algunas más, la miel se ha usado desde la antigüedad como remedio casero, alternativo a otras medicinas.

Con la miel cruda se curan las rozaduras, heridas, se consigue la energía que necesitamos, y se dice que puede curarse hasta el cáncer.