Dime de dónde engorda y le diré cómo adelgazar… ¡Verá resultados inmediatos!

Sharing is caring!

Problemas de peso en la escala global

Desde hace más de 40 años, la cantidad de las personas con obesidad en el mundo sigue creciendo. En 1975 los problemas de peso eran propios de 105 millones de humanos, en 2014 el índice ascendió a 641 millones y, según se estima, hasta el año 2025 uno de cada 5 habitantes de nuestro planeta va a ser obeso. Estos resultados fueron publicados hace menos de un año por una prestigiosa revista médica, “The Lancet”. El tema del extremo sobrepeso supone un problema sobre todo para los estadounidenses: un índice de masa corporal típico de la mayoría de ellos supera el 28 (recordemos que la “norma saludable” se encuentra entre 18.5 y 25).

Por todo ello, todos los días, millones de personas gastan montones de dinero con el fin de adelgazar y bajar de peso. Lo que muchos de ellos no saben es que, además de comer sano y moverse, merece la pena prestar atención a otra cuestión muy importante: la zona del cuerpo en la que más se manifiesta la gordura. ¿Tu pesadilla suponen tus piernas, tu abdomen, o tus caderas y nalgas? ¿Te gustaría cambiar el aspecto de tus hombros? Sigue leyendo y conoce las 6 zonas que hacen el tejido adiposo más que significativo. Dependiendo de la ubicación de la grasa, tenemos que concentrarnos en distintas formas de su eliminación.

1. Parte superior del cuerpo

Apostamos lo que sea que eres una de esas personas que disfrutan de la comida rápida, platos fritos y los dulces de todo tipo. En realidad… ¿quién no lo hace? Los que trabajamos en las oficinas y pasamos largas horas sentados, a menudo podemos decir lo mismo. Si al engordar la grasa se te acumula en la parte superior del cuerpo, ante todo, inscríbete en un gimnasio o empieza a hacer ejercicios en casa. Ya 30 minutos de un esfuerzo físico moderado realizado 3 veces por semana trae buenos resultados. ¿Prefieres algo más tranquilo? ¡Prueba con paseos rápidos, pilates o yoga!

2. Centro del estómago

Seamos sinceros: a nadie les gustan los “michelines” o “flotadores” que adornan los abdómenes de tantas personas en todo el mundo… La gente más propensa a su surgimiento son todos los que con facilidad se dejan llevar por las emociones y demuestran una gran sensibilidad hacia el estrés y las tensiones. Si es también tu problema, posiblemente te llenas de comida para olvidarte de los problemas o descargar las presiones que experimentas. Para poder cambiarlo, tienes que controlar tu temperamento e intentar hacer algo con la ansiedad. La más recomendable para ti sería la meditación que te ayudaría a relajarte.

3. Muslos y glúteos

La gran mayoría de las personas que se quejan de la frecuente acumulación del tejido adiposo en esta zona de su cuerpo pueden tener ciertos problemas hormonales y no ser conscientes de ellos. En las mujeres, es bastante frecuente conocerlo durante la adolescencia y la menopausia, aunque hay maneras de impedirlo. Si tienes que pasar muchas horas sentad@, recuerda hacer descansos y levantarte de la silla después de cada hora. Para mejorar los resultados, puedes comenzar a dar paseos en bici, salir a correr o hacer sentadillas en tu tiempo libre. ¡Y no te olvides de consultarlo con tu médico!

4. Vientre

Pésele a quien le pese, la acumulación excesiva de la grasa en la zona de la parte inferior del abdomen suele deberse principalmente al consumo de alcohol y los productos que nos “inflan” por dentro. Si a ti también te molesta este tipo de gordura, puede que, al mismo tiempo, notes un gran cansancio durante el esfuerzo físico. Para deshacerte de este problema, ante todo tienes que dejar de tomar bebidas alcohólicas, o por lo menos reducir su cantidad. Además, los ejercicios físicos elegidos con la ayuda de un especialista te ayudarán a volver a ponerte en forma.

5. Parte inferior del cuerpo

En algunos casos es cuestión de genes y el hecho de heredar ciertas características de nuestros antepasados. Otras veces puede estar relacionado con la retención de líquidos. Sea cual sea la razón, la grasa acumulada a lo largo de las piernas necesita ser erradicada dentro de lo posible. Puesto que tu objetivo principal tendría que ser el mejoramiento de la circulación sanguínea, debes empezar a moverte, aunque sin forzarte demasiado para no hacerte daño. La natación y la yoga parecen las mejores soluciones, ya que no influyen en la condición de los músculos ni las articulaciones pero sí, dilatan las venas mejorando el flujo de la sangre.

6. Caderas y estómago

Si has llegado hasta aquí en busca de una solución para tu tipo de gordura, podemos apostar que eres una persona que nunca realiza ejercicios físicos ni se esfuerza en lo más mínimo. Además de ponerte a dieta, empezar a comer con regularidad y comenzar a moverte un poco (por ejemplo en el gimnasio), lo más importante es que te pongas de pie una vez cada tanto. Otra costumbre muy saludable que ayuda a reducir el hinchazón de las caderas y la barriga, es la de tomar agua. ¡Tenlo en cuenta!

Ahora que has podido conocer todas las zonas en las que se puede notar el exceso del tejido adiposo y familiarizarte con las posibles razones de tus problemas, lo más relevante es que decidas hacer algo al respecto. Contacta con un dietista, visita a un especialista y compra un carné para el gym… Al fin y al cabo, ¡la vida y la salud sólo es una!
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un “Me gusta” a nuestra página de Facebook!

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!