El Brayan

El Brayan

El Brayan, El Kevin, La Brittany, La kimberly”, ahora son memes muy populares, pero desde siempre, en Latinoamérica, han sido nombres anglosajones que adaptaron las clases populares para tener un poco de “prestigio social”.
Y desde ahí, han sido asociados a un estereotipo de criminalidad que ahora, con redes las sociales, es más fuerte y blanco de burlas y bullying que nunca.
por lo general tienen look característico de todo joven de clase baja, de cualquier barrio humilde de América Latina: vestimenta asociada al hip hop o al reggaetón pintorescamente y  de facciones no caucásicas que le hacen víctima del clasismo tan arraigado en la sociedad.

El Brayan

Un posible origen puede ser el audio que se hizo viral en Argentina llamado “Hola Brian, cuchá… te amo Brian, nos veamo y nos besemos..”. Una usuaria de Youtube, en febrero del año pasado, encontró a la autora de este mensaje de Whatsapp, una joven llamada Sofía, que estaba borracha cuando lo envió.

Su amigo fue el amigo de “Brian” que lo viralizó y la historia terminó con final feliz, reportó el portal argentino “Perfil”.

Pero a finales del año pasado y por esa misma época, comenzaron a aparecer parodias de lo que sería “El Brayan”. Un joven mexicano personifica al estereotipo del que se habló al comienzo de este artículo.

Este tiene el acento de las clases populares de México, cabello rubio “” y también el inconfundible aspecto que obedece al sesgo clasista del personaje, que en el país norteamericano está asociado a las problemáticas sociales y económicas de los estudiantes del CONALEP, instituto donde estudian las clases más humildes de allí :

Luego aparecieron parodias de “La Brittany”, siendo la más famosa la de la Youtuber Esau Marujoz:

Hay otras parodias, claramente, mucho más discriminatorias:

Y luego del “Brayan” en acciones de criminalidad:

También hay páginas en Facebook y en Twitter.

No se dedica exclusivamente al personaje creado en el imaginario latinoamericano. Más bien, como muchas páginas de humor, usa situaciones cotidianas para que la gente comparta y se rían.

Hoy por hoy, se diseminan memes al por mayor, como si fuese “normal” discriminar a una persona de ciertas características económicas y sociales y ponerles el mote. Incluso ya tienen muchos bailes asociados a ellos.