El equipaje que va conmigo

Sharing is caring!

¡Piensa bien en lo que vas a colocar dentro! Nadie lo va a llevar por ti.

Cuando tu vida empieza, tienes apenas una maleta pequeña de mano y unos cuantos juguetes que cuidas como lo más importante; efectivamente, la vida para ti en esos momentos es un simple juego, juegas a ser bombero, policía, enfermera, mamá o papá.

A medida en que los años van pasando, el equipaje va aumentando porque existen muchas cosas que recoges por el camino: personas, acontecimientos, sentimientos, situaciones agradables y no tanto; todas ellas en su momento las has considerado importantes y has determinado llevártelas contigo, pero en un determinado punto del camino comienzas a sentir el peso de tu carga, lo que llevas en tu corazón comienza a ser demasiado pesado, son tantas las cosas que llevas dentro de tu equipaje que se convierte en algo demasiado pesado, que ya no lo puedes llevar solo.

La elección está en tus manos, puedes escoger permanecer sentado a la vera del camino esperando que alguien te ayude, lo que es difícil, pues todos los para que pasan por allí ya traen su propio equipaje.

Puedes pasar la vida entera esperando, o puedes disminuir el peso eliminando lo que no te sirva. La pregunta que nos queda por hacer es ¿qué tirar?, decisión no fácil de tomar, son tantas cosas: impresiones, alegrías y desencantos, todo revuelto y desordenado, que es difícil elegir.

Primero empieza tirando todo hacia fuera, y ve con detenimiento lo que tienes dentro, allí encontrarás momentos maravillosos en donde percibirás valores eternos como la amistad, el amor, la comprensión, el perdón, la honestidad, la sinceridad, cosas buenas que has hecho y te han llenado de satisfacción y paz; de esto tienes muchísimo. ¡Es curioso, esto no pesa nada, al contrario, se lleva con alegría y satisfacción!

Tienes otros pesos, estos sí que pesan, ellos hacen que pagues sobrepeso en cada estación o etapa de tu vida. Hasta la fecha has hecho un gran esfuerzo para tirarlos, no quisieras llevarlos, pero ahí te encuentras cargando kilos de rabia, rencores, resentimientos, dudas, fracasos, miedos, mentirillas e incomprensiones, ¡vaya, cómo pesan!

Una vez que te das cuenta de lo que llevas, comienza la labor de desapego, desprendimiento,al fin te has convencido, “llevarlos solo causan tristeza y dolor”, por eso te decides a lanzarlos fuera; sin embargo, es ley de vida que no desaparezcan a la primera, el trabajo es arduo y de muchos años, pues los has traído durante mucho tiempo contigo, así parece que renace en nuestra vida el cansancio, el miedo de no soltarlos, y con ellos el pesimismo.

En este momento, el desánimo casi te empuja hacia dentro de la maleta, pero tú empujas hacia fuera con todas tus fuerzas, y en ese esfuerzo por dejarlos fuera, aparece una SONRISA que estaba sofocada en el fondo de tu equipaje, sacas otra sonrisa y otra más, y entonces sale la FELICIDAD, porque comienzas a liberarte de aquello que te ha hecho tanto mal. Coloca tus manos dentro de la maleta y saca la TRISTEZA, las decepciones y la soledad que has dejado entrar en tu vida.

No olvides dejar la PACIENCIA dentro de tu equipaje, la necesitarás toda tu vida,también tendrás que dejar dentro de ella: la bondad, sencillez, fuerza, esperanza, coraje, entusiasmo, equilibrio, responsabilidad, tolerancia, buen humor, y en todas ellas, EL AMOR.

Tira la PREOCUPACIÓN o déjala de lado, después piensa qué hacer con ella. Como puedes ver, tu equipaje está listo, está para ser usado de nuevo, ¡qué paz se siente caminar sin tanto peso!, ¡qué liviana se hace la vida con una maleta sin tanta carga!, era necesario hacer este inventario y dejar de lado todo aquello que hasta el día de hoy ha significado para ti un peso extra.

¡¡¡Piensa bien en lo que vas a colocar dentro!!! Nadie lo va a llevar por ti. Y no te olvides de hacer esto muchas veces… pues el camino es MUY, MUY LARGO. Dios ahí está presente para que le entregues todo eso en un acto de reconocimiento, humildad, petición de perdón, y sientas su mano que te bendice y te perdona, con esas palabras mágicas que salen de la boca del Sacerdote… Y YO TE ABSUELVO DE TUS PECADOS… es decir, deja todo ese peso, aquí junto a Dios…

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!