Esta mujer decidió humillar a la mesera y ella respondió como esperabas.

Sharing is caring!

Una mujer creyó que una mesera coqueteó con su marido. Ellos llegaron a comer en un restaurante de Centerville, Ohio, como parte de su viaje de luna de miel. Los celos de la esposa hicieron que le escribiera a la trabajadora en la boleta “él es mi marido, encuentra el tuyo. Buena suerte”. Recibió una contundente respuesta en Facebook.

Jessica Morris atendió a la pareja durante el pasado fin de semana. Ellos comieron junto a otra pareja. La mesera atendió a los cuatro que ocuparon una mesa en su sección, todo mientras el esposo de ella, Travis, atendía cerca a su espacio del restaurante.

Jenny y su marido pidieron su orden. En un momento ella le pregunta el nombre a la mesera. “Jessica”, responde. La mujer alega que no le gusta ese nombre. “Me dice, podemos llamarte ‘Jess’, y le digo que sí. Puedes llamarme lo que quieras. Incluso voy a responder con un a…”, narró Morris al portal web Kfor, del noticiero de Canal 4.

Jessica explica que lo que devino en la respuesta de Facebook fue lo que sucedió después. “Su esposo se rió y procede a llamarme así a lo largo de toda la experiencia que tuvimos como servidor y clientes”.

A Jenny no le gustó el sentido del humor de la mesera. Ella como recién casada se sintió celosa. Por eso, al momento en que se pagó la factura, escribió “él es mi marido, encuentra el tuyo propio. Buena suerte”, según PIX11.

Luego de llegar a casa y pensar lo sucedido con Jenny, Jessica escribió en Facebook una carta abierta que fue compartida en más de 50 mil ocasiones antes de ser eliminado. Puso en su lugar en todo sentido a la mujer celosa.

“No suelo hablar del trabajo de esta forma pero esto necesita mostrarse. Principalmente porque es muy hilarante pero también porque me ofendió. A lo que iba: hoy atendí a una mesa de cuatro. Dos parejas. Me dijeron que estaban ahí para celebrar parte de su luna de miel, a lo que yo respondí: ‘Oh yo recién me casé el mes pasado, felicitaciones'”, fue una de las cosas que dijo en Facebook. De hecho, Jessica se casó el nueve de octubre.

En la misiva de Facebook, Jessica explica las cualidades de su esposo. Aseguró que él nunca le haría sentir tan insegura como para ponerse celosa de una mesera. Y que nunca tendría intención de coquetear con su marido, pues el suyo estaba justo al frente.

EL DATO
La carta entera en Facebook puedes leerla a continuación:

No suelo hablar del trabajo de esta forma pero esto necesita mostrarse. Principalmente porque es muy hilarante pero también porque me ofendió.
A lo que iba: hoy atendí a una mesa de cuatro. Dos parejas. Me dijeron que estaban ahí para celebrar parte de su luna de miel, a lo que yo respondí: ‘Oh yo recién me casé el mes pasado, felicitaciones.
Bueno, como cualquier persona debe saber, ser camarera es un trabajo agradable. Para ganar dinero hay que ser agradable, y mostrar personalidad. Como todos ustedes deben saber, ya me conocen, soy agradable, sarcástica un a… en la mejor manera posible. Así que por supuesto dejo ese brillo en mi trabajo, y en cada mesa.
Por lo tanto, esta señora (Jenny) y su marido ponen su orden y ella me pregunta cuál es mi nombre. Le digo “Jessica” ella responde con, “oh, no me gusta ese nombre realmente. ¿Podemos llamar a ‘Jess’ y me reí y le dije ‘sí, puedes llamarme lo que quieras. Incluso te respondo con un a…” En la que su marido se ríe y se procede a llamarme así a lo largo de toda la experiencia que tuvimos como servidor y clientes.
Supuse que todo estaba bien, porque se estaban riendo y pasando un buen rato. Bueno, yo reintegro su cheque, les digo que tengan una buena noche y que vuelvan. Cuando vuelvo de cantar “feliz cumpleaños” a otro huésped, la pareja se retiró, y en un boleto con una propina de $ 4, Jenny decidió que no merecía un consejo monetario, así que ella me escribió una nota agradable, con $ 0 de propina junto al refrán “él es mi marido, encuentre el suyo propio. Buena suerte. :)”
Y quiero añadir, Jenny me robó un lápiz, que ella sabía que era mi último porque me había pedido perdón que sólo tenía el compartir entre los dos boletos en la mesa.
Así que, querida Jenny, quería que supieras que el mesero que estaba en la sección frente a la mía, al cual le estuve hablando y preguntando cosas cada cierto tiempo mientras tú te sentabas en mi mesa, es mi esposo. Que lo encontré por mi cuenta y se ve mejor que el tuyo. También quería que supieras que me perdones porque mi esposo me llevó a un crucero para mi luna de miel y no a un restaurante.
Además, mi esposo nunca me haría sentir tan insegura que tendría la necesidad de escribir tan terrible nota a una mesera y hacerla sentir de la forma que lo has hecho. Así que Jenny, aquí va un consejo de vida de mi parte. Tú inseguridad como mujer es angustiosa. Ten orgullo propio. Especialmente de una mesera que vive de sus propinas y las necesita para ayudar a su marido a pagar las cuentas.
PS: mi esposo dice que te puedes sentar en su sección la próxima vez, de esa forma no tendrás que preocuparte tanto porque tu esposo coquetee con una mesera. Quizás puedas ver su anillo mejor de lo que viste el mío.
Firma, Jessica. La mujer que ofendiste al pensar algo tan bajo como que intentó coquetear con un hombre que está con su esposa.

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!