Estar feliz y relajada es fundamental para una vida larga y saludable. Te enseñamos cómo en 12 tips

Dicen que un poco de prevención vale más que una larga curación posterior. ¿Cómo tener una vida larga y saludable? Con la misma forma de vida que te puede servir para prevenir enfermedades, conseguirás perder peso y mantener la forma. Son muchos los secretos que se suelen comentar sobre la posibilidad de vivir más años. Desde la miel cruda, tomar bacalao crudo, y muchos otros trucos.

Hay diversos factores que pueden tener influencia en tu estilo de vida. Entre ellos están el ejercicio y la dieta, pero hay otros que pueden generar mucho impacto en tu salud a largo plazo, en la generación de las bases para que tu vida sea sana y duradera. Para conseguirlo, te animamos a seguir estos sencillos consejos:

1. Hacer ejercicios diarios.

Tus labores y actividades diarias pueden darte la sensación de que no tienes tiempo para hacer ejercicio. Incluso esa falta de tiempo puede ser real. Sin embargo, es preciso que seas consciente de los beneficios que el ejercicio puede aportar a tu salud.

Además de fortalecer tu salud cardiovascular y ayudar a regular tu presión arterial, el ejercicio puede reforzar tu salud mental y controlar algunos aspectos de carácter psíquico, como la ansiedad, el estrés y la depresión.

El tiempo no siempre es una excusa para no hacer ejercicio. Una caminata de 30 minutos diarios puede ser suficiente para mantener la forma. Incluso puedes realizarla en tres tandas de diez minutos, aquellos días en que sea imposible sacar tiempo para ello.

2. La salud de los huesos.

En la etapa infantil, tus huesos tienen la fortaleza adecuada, que van ganando poco a poco. En el caso de producirse alguna fractura, la recuperación suele ser rápida. Según van pasando los años, el proceso de recuperación es cada vez más lento, y las articulaciones pueden ser cada vez más frágiles, más vulnerables y débiles.

La densidad ósea ideal la tenemos hasta los 35 años. A partir de esa edad, comienza el proceso del envejecimiento y los tiempos de recuperación son cada vez mayores, en caso de producirse una lesión. Puedes mantener tus huesos sanos con una dieta rica en calcio, ejercicios diarios, tomando vitaminas, calcio y fósforo.

3. Las relaciones sociales.

Está demostrado que la compañía y la amistad son dos variables muy importantes para la felicidad, pero también pueden influir en que tu vida sea más larga.

Algunas investigaciones sobre los efectos de la soledad, indican que el aislamiento social produce una mayor tasa de mortalidad. La soledad no es un buen aliado para las personas de mucha edad.

Los datos y las estadísticas son claros: las personas casadas viven durante más tiempo que las solteras. Entre otras razones, esto puede deberse a que los casados o que convivan en pareja, tengan un entorno social mayor, y un menor aislamiento.

4. Una alimentación saludable.

La dieta sana es fundamental para tener una buena salud, y una vida más larga. Es muy importante evitar cierto tipo de comida y de bebida, sobre todo las que tienen muchas calorías, grasas perjudiciales, azúcares refinados, etc. Todo ello puede originar un incremento de peso, y el riesgo de enfermedades.

Los ácidos grasos llamados “trans”, elaborados con aceite vegetal derivado de un proceso de hidrogenación, son especialmente perjudiciales. Pueden localizarse en algunos dulces, margarinas vegetales y comida rápida.

Todo este tipo de ingredientes elevará tu colesterol “malo”, con el riesgo de bloqueo de arterias, enfermedades muy graves, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, etc.

5. El alcohol y el tabaco.

Es muy conocido que el consumo de alcohol y tabaco pueden originar efectos demoledores en tu salud. Un consumo abusivo, en el caso del alcohol, no solo produce resaca y malestar al día siguiente, sino que a largo plazo los daños causados en nuestro cuerpo pueden ser grandes. El alcohol puede afectar mucho al hígado, con patologías derivadas.

En lo que se refiere al tabaco, está demostrado que fumar diariamente incrementa de una forma importante el riesgo a desarrollar más de 50 enfermedades reconocidas como graves.

El tabaco es la causa principal de más del 90% de los tumores y del cáncer de pulmón, además de causar daños en la circulación de nuestras arterias, complicar las enfermedades respiratorias, un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, etc.

6. Un sueño reparador.

Dormimos a diario para compensar el esfuerzo diario en nuestros trabajos, labores, actividades físicas, etc. Sin embargo, ¿cómo es el sueño que tenemos?, ¿dormimos el tiempo suficiente?

Los beneficios que te puede reportar un sueño reparador son claros:

Mejora en tu estado de ánimo. Una noche de sueño tranquilo, largo y sosegado conseguirá que te levantes más optimista y con una visión más positiva de todo. Está demostrado que la falta de sueño origina que estés menos receptiva a sensaciones positivas.
Un mayor aporte de energía. La falta de un sueño reparador ocasiona pérdida real de energía, con la consecuencia de empezar el día con menos fuerza.
Tu sistema inmunológico también se mejora con una buena noche de sueño.

7. La meditación, sus beneficios.

Aunque hay muchas terapias alternativas, para conseguir una vida saludable, ponemos aquí la meditación por ser un método científico, con unos efectos probados de forma científica.

La meditación puede estimular nuestra auto curación, así como aportarnos una mayor resistencia a la fatiga, más creatividad, y estimular las zonas en nuestro cerebro que se vinculan con la alegría y la felicidad.

La meditación es una práctica de carácter intelectual, con la que se puede potenciar la atención y la concentración. Con ella conseguirás estimular el sistema inmune de tu organismo, liberar tu mente de ansiedad y de estrés, consiguiendo el bienestar que necesitas.

8. Haz cosas que te gusten, diviértete.

El trabajo es necesario, pero también lo es hacer cosas que te gusten. El ocio puede ser una forma de entretenernos y descansar, pero la diversión lleva asociada una participación más activa, alegre y reparadora. Con la diversión consigues alegría, motivación para tu día a día, pasión por vivir, y felicidad.

Cualquier actividad que desarrolles diariamente es más sencilla de realizar si es divertida. Además, un espacio de tiempo en cada día deberías destinarlo a ti, a reflexionar sobre cosas importantes en tu vida, y también a divertirte haciendo aquello que realmente te llena.

9. Los problemas pequeños de cada día.

Aunque quieras, no puedes evitar que cada día surjan diferentes complicaciones, conflictos y problemas. Pero sí puedes decidir el impacto que estos pequeños problemas tienen en tu vida. Es muy importante la forma de afrontar estas dificultades diarias. Ello puede hacernos más fuertes o descolocarnos del todo.

Si tienes la costumbre de resolver los problemas que te surjan con estrategias pasadas que se ha demostrado que no funcionan, es hora de que te plantees nuevas perspectivas. Lo primero es analizar si se trata de problemas de relevancia, o son pequeñeces con las que te obsesionas y tiendes a magnificarlas. Seguro que la cuestión tiene una solución práctica, más sencilla de lo que parece.

10. Los problemas de los demás.

La solidaridad y la empatía son positivas en tu vida. Pero asumir en exceso los problemas de los demás, puede traer falta de felicidad a tu vida. No puedes abstraerte de problemas de algunos miembros de tu familia, de amigos muy cercanos. Pero dejar que te afecten en exceso noticias que escuchas o ves en medios de comunicación, problemas de vecinos, o de tu entorno social, no ayuda a que tu vida sea cien por cien saludable.

Aunque está bien implicarse en temas sociales y contribuir al bienestar común, no debes pasar la frontera de hacer tuyos los dolores ajenos.

11. Los beneficios de las vitaminas.

Las vitaminas son uno de los nutrientes más necesarios en nuestro cuerpo. Si estás pasando por una etapa en la que te encuentras un poco decaída, sea por la razón que sea, posiblemente necesites un aporte extra de vitaminas.

En el mercado encontrarás complementos y suplementos vitamínicos, que pueden compensar el déficit de vitaminas que tu cuerpo necesita.

Entre las vitaminas más necesarias, está la vitamina A, todas las del grupo del complejo vitamínico B, la vitamina C, D y E. Cada una de estas vitaminas puede aportarte cosas distintas. También es muy beneficioso un buen baño de sol cada día, sobre todo en las horas en que no calienta tanto.

12. ¿La miel alarga la vida?

Entre los remedios caseros que siempre hemos oído que sirven para vivir más, está la miel. Una cucharada de miel cruda cada día puede fortalecernos ante alergias, problemas digestivos, etc.

La miel es muy baja en humedad y tiene un toque de acidez. Estos dos factores la convierten en un entorno muy poco favorable para microorganismos y bacterias. Por estas razones y algunas más, la miel se ha usado desde la antigüedad como remedio casero, alternativo a otras medicinas.

Con la miel cruda se curan las rozaduras, heridas, se consigue la energía que necesitamos, y se dice que puede curarse hasta el cáncer.