No debes olvidar esto: la FAMILIA es lo PRIMERO. Te contamos por qué

Me preguntan constantemente, durante mis consultas, ¿qué debo hacer para que mi familia sea normal y sana? Pues, cuando llegamos a adultos, muchas veces tenemos la necesidad de volver a experimentar los sentimientos positivos que tuvimos cuando fuimos pequeños. En este caso, es mejor utilizar el término funcional. En otros casos, nos encontramos con la competencia, los celos, la envidia y hasta el resentimiento que existe entre todos, lamentablemente.

La familia debería convertirse en el centro social donde crecen los seres humanos, muchas veces esto no es así. Y es que quisiéramos tener una relación ideal con la familia; es decir, unos hermanos y unos padres que nos quieran sin expectativa que nos acompañen a celebrar nuestros logros y éxitos. Además, compartir la felicidad y la desdicha al mismo tiempo, esto porque considero que los seres queridos son lo más importante que tenemos en la vida.

Es importante mejorar la calidad afectiva de nuestro espacio familiar para no terminar repitiendo las actitudes y los hábitos negativos que originaron la relación tan pobre que tenemos con algunos familiares.

Todas las vivencias que tenemos cuando somos pequeños, determinan la calidad de relación que tendremos con nuestros padres y hermanos cuando seamos adultos. Podemos hacer el trabajo personal de comprenderlos y aceptarlos como son, sin fantasías o falsas expectativas.

Y por supuesto, sí hay claves para mejorar la relación familiar. Por ejemplo, aceptarlos tal y como son, sin esperar por parte de ellos lo que no te pueden dar, hará que la relación sea más real. Dejar el pasado atrás, también les permitirá pasar la página con voluntad y determinación para estar atento a reconocer todo lo bueno que exista en la relación aunque sea muy pequeño.

Desde la familia, intenta cada día practicar el perdón eso te ayudara a cerrar las heridas emocionales. Perdonar, implica comprender las condiciones emocionales y materiales de la vida. Recuerda llenar el corazón de amor para que el resultado sea liberador.

Ten en cuenta que la familia es lo más importante que tenemos en la vida. Antes de morir, nadie pide sus títulos universitarios, sus propiedades, sus autos o su cuenta bancaria. Lo único que uno quiere tener a su lado son las personas que ama, su pareja, sus hijos, nietos, y toda la familia. No deje que este día pase sin dar amor a las personas importantes en su vida, no ahorre besos, abrazos, y reparta todo su cariño. Para que la vida no le sorprenda con ausencias que son para siempre.