Mujer entregó a su hija de 7 años para que su novio preso la viole en la cárcel

Liliana Elizabet Galata, de 35 años, llevó a su hija de 7 años al penal de máxima seguridad de Campana, en Argentina,  para que su pareja, un interno del penal, abusara de la menor durante la visita.

La menor de iniciales K.M.L. fue llevada por su madre a la Unidad Carcelaria Nº21 de máxima seguridad de la ciudad de Campana, para visitar al novio de su progenitora, Matías Facundo Moyano, quien abusó sexualmente de la niña.

Galata, que es una madre soltera, fue detenida por la Policía, luego que la niña rompiera en llanto por el dolor en su zona genital, lo que fue advertido por una empleada del Servicio Penitenciario.

De inmediato, las autoridades ordenaron el traslado de la menor a un hospital local, donde se determinó que la niña presentaba signos de abuso sexual de antigua y reciente data, así como enfermedades de transmisión sexual.

La víctima quedó internada en el centro de salud, mientras que la Policía detuvo a la madre y la trasladó a la unidad carcelaria para que rida sus declaraciones. Posterior a ello, se dispuso la detención de Galata por el delito de “corrupción de menores agravado”.

Por otra parte, Moyano fue imputado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal”. A partir de este hecho, en tanto se intenta determinar desde hace cuánto la pareja sometía a la menor a estos abusos.

Prisión preventiva al hombre que arrastró a su pareja en video que se hizo viral

Martin Camino, el hombre que arrastró a Micaela de Osma por la calle en Lima, Perú, irá 8 meses a prisión preventiva mientras espera el juicio por tentativa de feminicidio, según reporta la agencia estatal Andina.

El video de los hechos que llevaron a Camino a prisión apareció este domingo causando indignación en redes sociales. Las imágenes muestran la muchacha siendo arrastrada en plena vía pública por un hombre mientras ella grita y pide que la suelte. El Ministerio de la Mujer de Perú anunció que solicitará mayores penas para quienes ejerzan violencia contra la mujer.

Anahí Aguilar, amiga de de Osma, grabó el incidente con su teléfono celular desde una ventana.

Tras la agresión Aguilar difundió de inmediato el video a través de su Facebook y escribió “Estoy en la comisaría de Miraflores con mi vecina Micaela de Osma por maltrato y amenaza de muerte. Felizmente pude grabar e intervenir cuando él la estaba agrediendo”. Micaela presentó su denuncia ante la policía el domingo por la noche.

El abogado de Camino dijo que él aceptaba los cargos de tentativa de homicidio, pero que no la había arrastrado “para matarla”.

“Él la jala porque no quiere que salga, porque quiere seguir increpando cosas, es un tema de pareja”, dijo el abogado Mario Arriaga. “¿Muestra arrepentimiento? Ahorita lo muestra, yo lo exhorto a que lo muestre porque la única forma que la justicia te dé benevolencia es que te arrepientas, porque una persona que no se arrepiente es peligrosa para la sociedad”, añadió.

La hermana del agresor escribió en su Facebook: “Mi hermano menor es un agresor y yo sólo siento vergüenza, nada de lo que digamos puede expresar lo que sentimos como familia. Su actuar no es una muestra del ejemplo que ha recibido en mi hogar”.

Fuente: CNN

Tuvo sexo con su suegra, lo confesó a su esposa y el desenlace fue terrible

El hombre tuvo un amorío con la madre de su esposa y decidió revelarle todo a su pareja. La amante, al enterarse de esto, tomó una radical decisión.

“Quiero matarlo”. Esa fue la cruda confesión de Kathleen Regina Davis, quien intentó atropellar a su yerno, identificado como Michael Sciarra, en la ciudad de Palm Beach Gardens, Florida (Estados Unidos).

Pero, ¿qué motivó su accionar? Un escándalo sexual. Ella tuvo un amorío con el hombre pese a que estaba casado con su hija. Fue él mismo quien le confesó a la joven lo ocurrido con su propia madre.

Davis acusó al sujeto de arruinar la “hermosa” relación que ella tenía con su hija al revelarle que fueron amantes.

Por ello, a bordo de su vehículo Mercedes Benz, llegó hasta la vivienda de Sciarra, empezó a arrojar huevos contra la fachada y luego lo persiguió cuando este intentó escapar.

Al ver la escena que se había desencadenado, un grupo de agentes del Departamento de Policía de Palm Beach Gardens actuó de inmediato y los detuvo a ambos.

Sciarra, tras una discusión, agredió y le confesó a su pareja que tuvo sexo con la madre de esta. La declaración provocó que la relación entre ambas se quiebre.

Fue golpeada y casi violada pero la Policía le respondió de forma indignante

“Estamos solas en esto”, comentó Cristina Alemandi, una joven que fue víctima de una salvaje agresión e intento de violación en Argentina pero que encontró la peor respuesta por parte de la Policía.

El caso de Cristina Alemandi ha encendido las redes sociales. La joven, a través de su perfil de Facebook, denunció que el pasado jueves 21 de setiembre fue agredida y casi violada en el barrio de Monserrat, ubicado en Buenos Aires (Argentina).

En su relato, que ha estremecido a miles de personas, ella comenta que se dirigía al paradero del Metrobus para regresar a casa pero fue interceptada por un sujeto que la golpeó salvajemente y luego empezó a ahorcarla con el objetivo de abusar de ella.

Pese a que estaba en una zona concurrida y empezó a gritar con todas sus fuerzas nadie la ayudó, por lo que decidió enfrentarse al sujeto.

“Le mordí la mano y la sacó, empecé a gritar lo más fuerte que pude, repito, a metros de la avenida más transitada de Buenos Aires, y él me puso algo en el cuello y me dijo ‘si no te callas, te pincho’. Lo único en lo que yo pensaba era ‘haz lo que quieras pero no me vas a tocar’”, escribió la víctima.

Tras varios minutos de terror y angustia, el hombre finalmente se fue corriendo pero ella decidió parar un taxi para buscar un patrullero. Desde ahí empezó otro calvario.

Según su testimonio, los efectivos le dijeron lo siguiente: “no es nuestra zona, busquen a otro que le corresponda”.

Luego, cuando acudió a una comisaría y preguntó qué era lo que podían hacer recibió otra indignante respuesta. “Y, mucho no se puede, vamos a ver si pedimos una cámara ahí pero más que eso nada”, indicaron.

Chicas, estamos solas en esto. Nadie va a venir a sobarnos la espalda por ser víctimas, este tipo no me había visto, no me venía siguiendo, simplemente me vio en la calle y en el momento decidió agredirme”, agregó la joven.