¿Qué es el Desprendimiento prematuro de placenta?

Sharing is caring!

Es la separación de la placenta (el órgano que alimenta al feto) de su adhesión a la pared uterina antes de dar a luz al bebé.

Causas
La causa exacta del desprendimiento prematuro de la placenta puede ser difícil de determinar.

Las causas directas son poco comunes, pero abarcan:

Lesión en el área ventral (abdomen) a raíz de una caída, un golpe en el abdomen o un accidente automovilístico
Pérdida súbita del volumen uterino (puede ocurrir con la pérdida rápida del líquido amniótico o después del parto de un primer gemelo)
Entre los factores de riesgo se pueden mencionar:

Trastornos de la coagulación de la sangre (trombofilias)
Tabaquismo
Consumo de cocaína
Diabetes
Beber más de 14 tragos de alcohol por semana durante el embarazo
Presión arterial alta durante el embarazo (aproximadamente la mitad de los casos de desprendimiento prematuro de placenta que llevan a la muerte del bebé están asociados con hipertensión arterial).
Antecedentes de desprendimiento prematuro de placenta
Aumento de la distensión uterina (puede ocurrir con embarazos múltiples o un volumen muy grande de líquido amniótico)
Gran número de partos anteriores
Edad avanzada de la madre
Ruptura prematura de membranas (la bolsa de agua se rompe antes de las 37 semanas en el embarazo)
Miomas uterinos
El desprendimiento prematuro de la placenta, que incluye cualquier separación de la placenta previa al parto, ocurre en aproximadamente 1 de cada 150 partos. La forma grave, que puede provocar la muerte del bebé, se presenta únicamente en alrededor de 1 por cada 800 a 1,600 partos.

Síntomas
Dolor abdominal
Dolor de espalda
Contracciones uterinas frecuentes
Contracciones uterinas sin ninguna relajación de por medio
Sangrado vaginal
Pruebas y exámenes
Los exámenes pueden abarcar:

Ecografía abdominal
Conteo sanguíneo completo
Monitoreo fetal
Nivel de fibrinógeno
Tiempo parcial de tromboplastina
Examen pélvico
Conteo de plaquetas
Tiempo de protrombina
Ecografía vaginal
Tratamiento
El tratamiento puede incluir administración de líquidos a través de una vena (vía intravenosa) y transfusiones de sangre. Igualmente, se hará un control cuidadoso de la madre en búsqueda de síntomas de shock. Se vigilará al feto en busca de signos de sufrimiento fetal, que incluye frecuencia cardíaca anormal.

Se puede necesitar una cesárea de emergencia. Si el bebé está muy inmaduro y hay sólo un pequeño desprendimiento de placenta, la madre puede ser hospitalizada para observación minuciosa y se le puede dar de alta a los pocos días si su estado no empeora y cualquier sangrado se detiene.

Si el feto está lo suficientemente desarrollado, se puede practicar un parto vaginal si es seguro para la madre y el niño; de lo contrario, se puede hacer una cesárea.

Expectativas (pronóstico)
La madre generalmente no muere a raíz de esta afección. Sin embargo, cualquiera de los siguientes factores aumenta el riesgo de muerte tanto de la madre como del bebé:

Cuello uterino cerrado.
Retraso en el diagnóstico y tratamiento del desprendimiento prematuro de la placenta.
Pérdida excesiva de sangre que causa choque o shock.
Sangrado uterino oculto en el embarazo.
Ausencia del trabajo de parto.
El sufrimiento fetal ocurre temprano en este trastorno en aproximadamente la mitad de todos los casos. Los bebés que sobreviven tienen un 40 a 50% de probabilidades de presentar complicaciones que van de leves a graves.

Posibles complicaciones
La pérdida excesiva de sangre puede provocar choque (shock) y la posible muerte de la madre o el feto. Si el sangrado se presenta después del parto y la pérdida de sangre no se puede controlar de otras formas, la madre puede necesitar una histerectomía (extirpación del útero).

Cuándo contactar a un profesional médico
Consulte con el médico si:

Usted resulta involucrada en un accidente automovilístico, incluso si éste es menor.
Se cae y se golpea el abdomen.
Tiene sangrado vaginal durante el embarazo.
Acuda al médico de inmediato, llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o vaya a la sala de urgencias si tiene sangrado vaginal y dolor abdominal fuerte o contracciones durante el embarazo. El desprendimiento prematuro de placenta se puede convertir rápidamente en una situación de emergencia que pone en peligro la vida de la madre y del bebé.

Prevención
No tome alcohol, como cerveza o vino. No fume ni utilice drogas psicoactivas durante el embarazo. Igualmente, consiga atención prenatal oportuna y continua.

El reconocimiento y manejo de afecciones en la madre, como diabetes e hipertensión arterial, también disminuyen el riesgo de desprendimiento prematuro de la placenta.

Nombres alternativos
Separación prematura de la placenta; Abrupción placentaria; Desprendimiento placentario; Ablación de la placenta

U.S. National Library of Medicine

12705698_966794366689399_1528505302666875413_n

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!