El huracán los dejó atrapados en su lugar de trabajo por días; sin saber si los rescatarían, decidieron usar ese tiempo para hacer pan para los más necesitados

Atrapados y amasando pan dulce para los más necesitados

En Houston, Texas miles de personas están sufriendo las consecuencias del avance de Harvey, el huracán que llegó a tocar tierra en categoría 4, dejando una de las más terribles inundaciones que se conocen en la historia de los Estados Unidos (después del paso de Katrina).

Por lo que las historias de ayuda humanitaria, no paran de llegar, como consuelo y apoyo a las personas que hoy están viviendo esta experiencia, donde lo más hermoso de nuestro ser afloró sin importar raza, religión o ideales políticos.

Este es el caso de cuatro panaderos de origen mexicano, que cumplían el turno noche.

Al darse cuenta que quedaron atrapados dentro de la panadería sin poder volver a sus hogares por las aguas que llenaron las calles, decidieron hacer algo para ayudar, y así no pensar en sus propias familias, ya que nada podían hacer.

De acuerdo a lo publicado por Idenpendent,  Brian Alvarado, encargado y empleado de “El Bolillo Bakery”, decidió que ante las circunstancias, preparar todo el pan, y pan dulce que fuera necesario para repartirlo en los lugares de emergencia donde las personas se estaban concentrando, era lo mejor que podían hacer.

De acuerdo a Brian “no sabe exactamente cuántos panes entregaron, sólo estiman que amasaron cerca de 4,400 libras ( alrededor de 1996 kilos de harina). La acción de estos nobles panaderos repercutió a través de las redes sociales, reconociéndolos como verdaderos “héroes”.

El huracán Harvey

Durante la tarde del viernes del 25 de agosto, el huracán Harvey, ya convertido en categoría 4, amenazaba la costa de Houston, Texas. Las autoridades informaban de las posible catástrofe climática a la que se enfrentaban, a tal punto de solicitar a la población que no quería dejar sus viviendas a que escribieran en sus brazos el número de Seguro Social (número que provee a cada ciudadano o residente estadounidense) y que sirve de identificación personal.

Lo que nunca imaginaron las autoridades son las consecuencias pluviales que dejaría detrás de su paso el huracán.

Un estudio realizado por la Universidad de Wisconsin,, determinó que “Harvey provocó inundaciones que sólo ocurren una vez en 1.000 anos”.

Así mismo el investigador Shane Hubbard afirma en una entrevista en The Washington Post: “Esto es algo que nunca ha pasado en nuestra era moderna de observaciones” y para dar un ejemplo y entender la dimensión del desastre explicó que 20 pulgadas de lluvia cayeron sobre un área de 29.000 millas cuadradas”, un equivalente a el mismo tamaño de 10 estados (o provincias) juntas, finalizando con el comentario “lo que ha ocurrido en Texas esta semana tiene una probabilidad de 0,1% que ocurra en un año”.

Ayuda humanitaria, nunca es la suficiente

El primer país en ofrecer y enviar ayuda humanitaria ha sido México, el país vecino y más cercano que siempre está listo para brindar este tipo de ayuda, por la experiencia que tiene en desastres naturales, especialmente en terremotos en su propio país.

Más allá de la información que brindaban los medio de comunicación, oficialmente este miércoles 30 de agosto, el Gobernador de Texas en una rueda de prensa aceptó la ayuda militar ofrecida por su país vecino.

Así mismo la Cruz Roja de México acaba de enviar un equipo de 33 personas especializadas en atención médica de urgencias, especialistas en desastres naturales, de suministro de alimentos, apoyo en albergues, o evacuación de personas, de ayuda, y seguro que Texas seguirá necesitando de toda la ayuda necesaria.

Qué hacer para prepararse ante un desastre natural

Sea cual fuera la situación, es importante estar preparados ante cualquier desastre natural, al menos para sobrevivir las primeras 24 horas, que son las más difíciles, hasta que los grupos de rescates se organizan y llegan al rescate.

  • Siempre ten al alcance, y al día tu caja de primeros auxilios.
  • Crea un plan de acción con tu familia.
  • Conserva suficiente agua, velas, comida en latas guardada en la casa.
  • Lleva una valija con ropa de emergencia, y medicamentos en el baúl de tu vehículo.
  • Si debes abandonar tu vivienda, lleva lo esencial, a ti y tu familia.
  • Estudia las posibilidades de un desastre natural con tu familia.

Todos podemos que ayudar

El ejemplo de estos panaderos, es altruista, bajo circunstancias extremas, desde donde estaban, idearon una forma de ayudar.

Y todos podemos hacer lo mismo, solidarizarse con los que sufren, es una forma de desarrollar la compasión, y olvidarnos un poco de nosotros mismos.

En todos los lugares, están ofreciendo donar 1 dólar para los necesitados de Harvey, lugares religiosos o sociedades autónomas, se juntan para recibir donaciones y enviarlas a Texas, y si estás muy lejos, y no tienes acceso a ninguna de estas oportunidades, evoca una plegaria, que ese tipo de ayuda siempre llega.

Un sabio dijo:

No suena bien, por mucho que las películas se empeñen, el concepto de luchar por amor. Pues muchas veces el famoso “luchar por amor” equivale tristemente a “luchar contra el amor propio”. Sin embargo, nadie nos enseña gran cosa sobre el amor. Las referencias populares sobre el mismo están tan idealizadas desde el inicio de la sociedad civilizada, que uno se siente en posesión de la persona y por tanto, obligado a luchar por mantener aquello que es de su propiedad. ¿Cómo dejar ir al amor de tu vida, a la luz de tus entretelas, al pináculo de tu existencia humana? ¡Si es tuyo y de nadie más!

Pero ninguna relación es un camino de rosas. La vida impone duros momentos, las personas cambian, evolucionan, aprenden, superan pruebas, fracasan o triunfan, en definitiva…viven. Uno puede tratar de creerse la utopía de que siempre será igual y será condenado a amar eternamente en pretérito imperfecto. O puede abrir los ojos.

Me gusta que me digan la verdad, yo ya veré si duele o no

A nadie le gusta que le mientan. No nos hacen gracia las mentiras piadosas ni que decidan por nosotros lo que debemos saber o no. Si la verdad hace daño somos nosotros quienes lo tenemos que considerar.

La gente tiene la mala costumbre de ocultar cosas que hacen, dicen o piensan porque creen que así nos evitan el daño. Pero no, en realidad no hay nada tan desgarrador como la mentira, el ocultismo y la hipocresía. Nos hace sentir pequeños y vulnerables a la vez que genera desconfianza e inseguridad ante el mundo.

No hay nada que nos rompa más por dentro y que nos revuelva las entrañas tanto como que decidan por nosotros, que traicionen nuestra confianza o que nos asuman incapaces de tolerar y vivenciar ciertas experiencias.

Ningún sentimiento es inválido

A lo largo de nuestra vida sufrimos y lloramos por cientos de situaciones que otros generan. Sin embargo, todos esos sentimientos y emociones nunca caen en saco roto; por el contrario, gran parte de nuestros aprendizajes están mediados por los daños y el dolor.

Asimismo, sufrir nos hace comprendernos, conocernos y entender aquello de que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo aguante. De esta forma conseguimos gestionar nuestras emociones o, dicho de otra manera, salir del túnel.

Nuestra vida es nuestra, la vivimos como queremos y no como juzguen los demás.¿Decidiríamos por alguien a quién tiene que amar y de qué manera? No, eso es una locura. Se ha intentado, sí, pero siempre sin éxito ya que es injusto intentar decidir por los demás.

El poder de decir las cosas a la cara

Decir las cosas a la cara es ser sincero, nada más y nada menos. La gente confunde esto con la falta de educación, de tacto o de prudencia. Dado que la sinceridad es un término que lleva a confusión y cada uno tiene su propia versión del cuento, veamos algo más sobre ella.

La sinceridad no es decir todo lo que nos viene a la cabeza ni decirlo de forma brusca ni hacerlo en cualquier momento. Asimismo, ser sincero con criterio, empatía y ética no significa maquillar la realidad, sino adecuar su comunicación al momento y a la persona.

La sinceridad nos hace compañeros, gente leal, íntegra. O sea, buena gente. Como es obvio, muchas veces la intención no es mala sino todo lo contrario. Sin embargo, debemos saber que no diciendo la verdad estamos faltando al respeto a la persona “afectada”.

No podemos tomar decisiones por los demás porque es como hacemos verdadero daño. Un daño que es irreversible y que quebranta las leyes de toda relación sólida y equilibrada.

De hecho, mintiendo a alguien le privamos de la oportunidad de manejar su dolor y de asumir la lección que le toca aprender. Por eso esto resulta algo tremendamente injusto y abusivo.

La sinceridad duele a aquellas personas que viven en un mundo de mentira

La sinceridad nunca duele, lo que duele son las realidades. Pero que alguien sea sincero siempre es un gran gesto, pese lo que pese y a quien le pese. No obstante puede ocurrir que alguien prefiera vivir en un mundo de fantasía y cegado a la realidad. En ese caso, todo es respetable.

Sin embargo, lo malo de mentir o de ocultar la verdad es que a partir de ahí se ponen en duda mil verdades que quiebran la confianza, la seguridad y los sentimientos de amor más potentes.

En resumen, la verdad construye y la mentira destruye. Cada uno de nosotros estamos capacitados para asumir la realidad de lo que nos atañe y, por ende, de resolver los posibles daños que nos pudiera ocasionar.

No podemos vivir esperando que la vida sea un camino de rosas ni para nosotros ni para los demás. Así, siempre que nos corresponda deberíamos optar por ser sinceros y no privar a la gente de la oportunidad de crecer superando las adversidades o incomodidades de su propia existencia.

En definitiva, recordemos que proteger de un daño con la posibilidad de causar otro peor pierde todo el sentido y toda la lógica. Actuemos en consecuencia.

7 pensamientos que automáticamente mejorarán tu vida

La autenticidad es tu superpotencia

Cuando eres quien eres, quien tus acciones muestran, eres imparable. La autenticidad es una carta de amor a todos los que encuentres. También es una lámpara, una hoja de ruta y un permiso. Nada brilla más brillante que una persona viviendo en su verdad.

La grandeza es un estado de ser

La grandeza no comienza con las acciones. Tampoco comienza con buenas ideas o planes bien concebidos. En su esencia, la grandeza es una condición del corazón que influye en su manera de existir en el mundo. Es un estado en el que habitas habitualmente, que desborda en tus palabras, pensamientos y hechos.

Co-conspiradores en tu alegría, propósito y bienestar son tus mejores amigos

Las amistades pueden servir a muchos propósitos diferentes en tu vida. Los amigos que te hacen mejor enriquecen tu espíritu. Los mejores amigos son los que unen fuerzas contigo para impulsarte en tu mejor versión.

Proteger tu energía es una forma de amor propio

Prioriza la nutrición de tu alma, mente y cuerpo. No te detengas en pensamientos, relaciones o situaciones que drenen tu energía y agoten tus reservas emocionales. Invierte en los espacios que alimenten tu alma.

No estás atascado

Puedes empezar de nuevo. Usted puede hacer la cosa derecha siguiente. Puedes empezar de nuevo. Puede cobrar su segunda oportunidad o su 2000o. Usted no tiene que conformarse.

Expande tu conciencia

Tu percepción de una experiencia es el determinante más grande de cómo afectará tu vida. Decide que cada experiencia es una ofrenda de amor. Todo lo que sucede tiene el potencial de ayudarte a crecer, aprender o sanar. Esta perspectiva cambiará tu mente y enriquecerá tu vida.

Eres un ser humano no una máquina

Resiste el impulso de distraerte constantemente de la experiencia de existir. No puedes aparecer en tu vida si realmente no la vives. Se intencional acerca de tomar tiempo para desconectarte de lo externo y conectarte con tu interior. Tómate el tiempo para saborear los momentos. Así es como construyes una vida.