Siempre hay algo nuevo por descubrir

Hola…Te cuento que estas líneas te las estoy escribiendo en la noche fría de un día de julio. Estoy en el territorio de mi oficina, miro a través de la ventana y veo algunas estrellas. Pienso en mi niñez y recuerdo la manera linda cómo mis padres me enseñaron a creer en el Ángel  de la Guarda. Siempre me acompaña, y él me contó esta historia.

“Un día se reunieron en un rincón del cielo las estrellas más famosas del firmamento. Allí estaba la estrella Polar, que contaba con orgullo cómo ayudaba al hombre a fijar el norte de sus caminos y de sus mapas. Cuando la estrella Polar concluyó, habló el Sol, diciendo que era ella la más importante para el hombre, porque gracias a su calor y su luz, hacía llegar la vida a la Tierra. Una de las estrellas argumentó que, si bien no era muy conocida, fue ella quien le hizo confirmar a Einstein su teoría.
“Y así se sucedieron una tras otra, rivalizando en fama y esplendor. Sólo una estrella parecía silenciosa ante el brillo de los demás. Cuando llegó su turno, expresó que eran muy poca cosa ya que los hombres ni siquiera la conocían, no la habían descubierto. Todas las demás sonrieron y la tacharon de inútil.

Sin embargo, les habló de esta manera:
“¿Quién sabe? A lo mejor yo también estoy contribuyendo al progreso y bienestar del hombre de la Tierra. Es verdad que ellos aún no me conocen, pero no son tontos y sus cálculos les dicen que, para explicar el curso de otras estrellas y cuerpos celestes que conocen, tiene que haber todavía alguna estrella cuya atracción gravitatoria explique las desviaciones en los caminos de las demás. Por eso ellos continúan estudiando, observando, buscando, y con ello avanza su ciencia y sigue despierto su interés. Ustedes han sido y siguen siendo importantísimas, pero yo también le estoy prestando un servicio importante al hombre: que sepa que aún le queda algo más por descubrir”.

Me quedé pensando en la historia que me contó mi Ángel de la Guarda. Aún nos quedan estrellas por descubrir, Aún quedan pensamientos por ensayar y experiencias por aceptar.

¡Qué pobre es el hombre que se encierra en sus ideas y cree que la experiencia de su vida le da el título por seguir viviendo, o enseñando a vivir a los demás!

Yo siempre le pido a la vida que ponga en mi camino seres humanos que me enseñen nuevos caminos, nuevas experiencias. No te cierres en tus concepciones, negando todo y a todos. No te olvides: en nuestras vidas siempre queda una estrella por descubrir.

Gracias por llegar hasta aquí.   ¡Que Dios nos bendiga!

¡¡Mi esposa no trabaja!!

Conversación entre un esposo (H) y un psicólogo (P):
P: ¿Qué se hace para ganarse la vida señor Rogers?
H: Yo trabajo como contador en un banco.
P: ¿Su esposa?
H: No trabaja. Ella es un ama de casa.
P: ¿Quién hace el desayuno para su familia?
H: Mi esposa, ya que ella no trabaja
P:¿ A qué hora por lo general se despierta su esposa?
H: Ella se despierta temprano porque tiene que organizarse antes de poder sentarse desayunar: Pone la mesa, organiza el almuerzo para los niños de la escuela, se asegura de que estén bien vestidos y peinados, si tomaron leche o desayunaron, si se cepillaron los dientes y se llevan todos sus útiles escolares.
P: ¿Cómo van sus hijos a la escuela?
H: Mi mujer los lleva a la escuela, ya que ella no trabaja.
P: Después de llevar a sus hijos a la escuela, ¿qué hace ella?
H: Por lo general tarda en resolver algo en la calle, como el pago de facturas o hacer una parada en el supermercado. Una vez de vuelta a casa, debe tener a tiempo el almuerzo. Sirve la mesa, ordenar la cocina y luego se encargará de lavandería y limpieza de la casa. Ya sabes, como es eso.
P: Por la noche, después de regresar a casa desde la oficina, ¿Qué haces?
H: Descanso, por supuesto. Pues estoy cansado después de trabajar todo el día en el banco.
P: ¿Qué hace tu esposa en la noche?
H: Ella hace la cena, nos sirve a mis hijos y a mí, lava los platos, ordena una vez más la casa. Después de ayuda a los niños a prepararse para dormir, dar leche caliente que les gusta beber, verifica que laven sus dientes…
Esta es la rutina diaria de muchas mujeres en todo el mundo, empieza por la mañana y continúa hasta altas horas de la noche … ¿Esto se llama “no trabajar”?
Ser Ama de casa no tiene diplomas, pero cumplen un papel clave en la vida familiar.

Disfrute y aprecie a su esposa, madre, abuela, tía, hermana, hija… porque su sacrificio es invaluable.
Alguien le preguntó…

¿Usted es una mujer que trabaja o es sólo “ama de casa”?

Ella respondió:
Yo trabajo como mujer del hogar, 24 horas al día ..
Soy una madre,
soy mujer,
soy la hija,
soy el despertador,
soy la cocinera,
soy la criada,
soy la maestra,
soy la camarera,
soy la niñera,
soy enfermera,
soy un trabajador manual,
soy un agente de seguridad,
soy la consejera,
soy el edredón,
No tengo vacaciones,
Ni tengo la licencia por enfermedad.
No tengo día libre
Trabajo día y noche,
Estoy de guardia todo el tiempo,
No recibo sueldo y …
Aun así, suelo escuchar la frase:
“Pero ¿Qué haces todo el día?”

Dedicado a todas las mujeres que dan su vida por el bienestar de sus familias.

La mujer es como la sal:
Su presencia no se recuerda, pero su ausencia hace que todo se quede sin sabor
Comparte con todas las bellas damas de tu vida

El equipaje que va conmigo

¡Piensa bien en lo que vas a colocar dentro! Nadie lo va a llevar por ti.

Cuando tu vida empieza, tienes apenas una maleta pequeña de mano y unos cuantos juguetes que cuidas como lo más importante; efectivamente, la vida para ti en esos momentos es un simple juego, juegas a ser bombero, policía, enfermera, mamá o papá.

A medida en que los años van pasando, el equipaje va aumentando porque existen muchas cosas que recoges por el camino: personas, acontecimientos, sentimientos, situaciones agradables y no tanto; todas ellas en su momento las has considerado importantes y has determinado llevártelas contigo, pero en un determinado punto del camino comienzas a sentir el peso de tu carga, lo que llevas en tu corazón comienza a ser demasiado pesado, son tantas las cosas que llevas dentro de tu equipaje que se convierte en algo demasiado pesado, que ya no lo puedes llevar solo.

La elección está en tus manos, puedes escoger permanecer sentado a la vera del camino esperando que alguien te ayude, lo que es difícil, pues todos los para que pasan por allí ya traen su propio equipaje.

Puedes pasar la vida entera esperando, o puedes disminuir el peso eliminando lo que no te sirva. La pregunta que nos queda por hacer es ¿qué tirar?, decisión no fácil de tomar, son tantas cosas: impresiones, alegrías y desencantos, todo revuelto y desordenado, que es difícil elegir.

Primero empieza tirando todo hacia fuera, y ve con detenimiento lo que tienes dentro, allí encontrarás momentos maravillosos en donde percibirás valores eternos como la amistad, el amor, la comprensión, el perdón, la honestidad, la sinceridad, cosas buenas que has hecho y te han llenado de satisfacción y paz; de esto tienes muchísimo. ¡Es curioso, esto no pesa nada, al contrario, se lleva con alegría y satisfacción!

Tienes otros pesos, estos sí que pesan, ellos hacen que pagues sobrepeso en cada estación o etapa de tu vida. Hasta la fecha has hecho un gran esfuerzo para tirarlos, no quisieras llevarlos, pero ahí te encuentras cargando kilos de rabia, rencores, resentimientos, dudas, fracasos, miedos, mentirillas e incomprensiones, ¡vaya, cómo pesan!

Una vez que te das cuenta de lo que llevas, comienza la labor de desapego, desprendimiento,al fin te has convencido, “llevarlos solo causan tristeza y dolor”, por eso te decides a lanzarlos fuera; sin embargo, es ley de vida que no desaparezcan a la primera, el trabajo es arduo y de muchos años, pues los has traído durante mucho tiempo contigo, así parece que renace en nuestra vida el cansancio, el miedo de no soltarlos, y con ellos el pesimismo.

En este momento, el desánimo casi te empuja hacia dentro de la maleta, pero tú empujas hacia fuera con todas tus fuerzas, y en ese esfuerzo por dejarlos fuera, aparece una SONRISA que estaba sofocada en el fondo de tu equipaje, sacas otra sonrisa y otra más, y entonces sale la FELICIDAD, porque comienzas a liberarte de aquello que te ha hecho tanto mal. Coloca tus manos dentro de la maleta y saca la TRISTEZA, las decepciones y la soledad que has dejado entrar en tu vida.

No olvides dejar la PACIENCIA dentro de tu equipaje, la necesitarás toda tu vida,también tendrás que dejar dentro de ella: la bondad, sencillez, fuerza, esperanza, coraje, entusiasmo, equilibrio, responsabilidad, tolerancia, buen humor, y en todas ellas, EL AMOR.

Tira la PREOCUPACIÓN o déjala de lado, después piensa qué hacer con ella. Como puedes ver, tu equipaje está listo, está para ser usado de nuevo, ¡qué paz se siente caminar sin tanto peso!, ¡qué liviana se hace la vida con una maleta sin tanta carga!, era necesario hacer este inventario y dejar de lado todo aquello que hasta el día de hoy ha significado para ti un peso extra.

¡¡¡Piensa bien en lo que vas a colocar dentro!!! Nadie lo va a llevar por ti. Y no te olvides de hacer esto muchas veces… pues el camino es MUY, MUY LARGO. Dios ahí está presente para que le entregues todo eso en un acto de reconocimiento, humildad, petición de perdón, y sientas su mano que te bendice y te perdona, con esas palabras mágicas que salen de la boca del Sacerdote… Y YO TE ABSUELVO DE TUS PECADOS… es decir, deja todo ese peso, aquí junto a Dios…

Mis momentos contigo

De Tenerte como novio entendí que no todos los días se despierta igual, que hay noches que querrás dormir abrazado de mi, pero habrán otras en la que simplemente querrás que se duerma cada uno por su lado, que la relación no debe basarse en tanta palabra sino mas acciones, que debes medir tus palabras y a veces simplemente lo que quiere escuchar porque vienes muy cansado de estudiar o trabajar, que se discute, que se llora, que aveces no se tiene ese cosquilleo en el estómago o el corazón acelerado porque cuando me vez tu corazón no se acelera, más sin embargo se calma, cuando estoy contigo todo se calma y te siento seguro, que los besos ya no son más románticos ni calientes, pero hay muchos más, besos fríos cuando estamos comiendo helado y besos pegajosos cuando estamos desayunando fritos, que el mínimo detalle que le puedes dar es ver su cambio fisico, ya sea su nuevo corte de cabello o una ropa nueva, que reconforta la relación el decir lo bien que hizo algo, esto es importante, pero también corregirnos para que ningunos nos estrellemos, que no siempre me vas a escribir para darme amor, ahora hablamos de cosas graciosas, de si ya comimos, de amigos, de todo. Las relaciones no siempre son un cuento de hadas me lo has enseñado tu al menos como es al principio, no es un fuego en tu alma pero si en tu corazón manteniéndote calmado y seguro.