Este es el consejo de Harvard para tener los abdominales marcados

Ejercitar los abdominales es clave para muchos deportes y disciplinas, como también para no cargar demás la espalda, y muchos le dedican horas para lograr marcarlos. Pero para la Escuela de Medicina de Harvard, la mayoría se equivoca en el tipo de rutina que elige.

La manera más eficiente de ejercitar estos músculos no son ni los típicos abdominales (levantar y bajar el torso, en una distancia larga o corta) ni las sentadillas. La técnica más recomendada es la plancha. La prestigiosa universidad publicó una guía para practicarla de la manera más segura y la acompañó con sus beneficios.

La plancha, un ejercicio isométrico, se basa en tensar los músculos y mantenerlos en una posición durante un tiempo. Esta se logra elevando todo el cuerpo, sosteniéndolo con las puntas de los pies, los codos y las manos. Bien colocados, nos tenemos que quedar así durante 10 segundos como máximo.

Este ejercicio trabaja diferentes partes del cuerpo a la vez, como los glúteos y la espalda además del abdomen. Pero atención: es importante lograr un buen ángulo para no cargar demás la cintura y obtener un buen resultado, supervisados por un profesional.

Cómo protegerse y librarse del mal de ojo

Aprende cómo protegerte y limpiarte de sus influencias.

Tal vez pienses que tienes mal de ojo; esto es, que alguien te haya echado mal de ojo en los últimos días, ya sea porque te tiene envidia, porque te odia o incluso puede darse el caso de que simplemente lo haya hecho sin haberlo querido.

El mal ojo como proceso es, según la creencia popular, efecto de la envidia o admiración del “emisor”, que a través de su mirada (ya sea directa, en símbolo o incluso mentalmente) provoca un mal en el envidiado o admirado.

Sin embargo, no siempre el mal de ojo es voluntario o supone mala intención. Si una persona atrae sin querer energías negativas, puede causar con el simple hecho de mirar fuerte o tocar a otra, un ojeamiento.

El origen del mal de ojo se remonta a la antigua Babilonia y Egipto, habiéndose observado también entre sumerios e hititas. Estos pueblos pensaban que la maldad que anida en el ser humano sale a través de los ojos. Lo curioso de esta creencia es que, en lugares geográficamente muy distantes, las diversas culturas han atribuido a ciertos tipos de mirada poderes maléficos y han buscado diferentes maneras de protegerse ante ellas.

En Asia, los pueblos de Anatolia, por ejemplo, han utilizado a modo de amuleto un ojo de cristal azul. La razón de que éste sea el color que los protegiera, al parecer, proviene del hecho de que sus invasores, los nórdicos, pertenecieran a un grupo étnico de ojos azules, lo cual los llevaba a creer que, con solo mirarlos, les provocaban el “nazar”o mal de ojo.

Actualmente, en muchos pueblos pequeños del oeste de Turquía se siguen produciendo en primitivos hornos caseros estos ojos de cristal que son usados como amuletos. Utilizan para ello cristal reciclado que mezclan con cobalto, ópalo y zinc para obtener el color deseado. Para que sean más efectivos, deben cocerse con leña de pino.

En Latinoamérica, muchos indígenas, por ejemplo los aimaras bolivianos, se niegan a dejarse fotografiar, a permitir que se los mire a través de un aparato para ellos desconocido; y cuando alguien lo intenta, se giran de espaldas y, si insisten, se enfadan.

En Chile, muchas veces se santigua a los bebés, en una especie de unión de las tradiciones cristianas y las paganas; en Perú y México se pasa un huevo o un cuy por todo el cuerpo del afectado para extraer el mal.

En Venezuela, “se manda a preparar el ombligo” del recién nacido una vez que éste se desprende a las pocas semanas de haber sido dado a luz. Esto es realizado por brujos o curanderos que rezan y colocan el ombligo en una funda roja pequeña para cargarla como amuleto o bien depositarlo en la cuna del bebé.

En África, el mal de ojo es una ceremonia sumamente temida que generalmente es practicada por los hechiceros; éstos siempre procuran que su víctima se entere de que se ha realizado el maleficio y, si en la comarca se considera que el brujo tiene poder, el afectado ni siquiera intenta combatir el maleficio, tan seguro está de que su suerte no puede cambiar.

En Europa, por ejemplo, a los niños se les cuelga del cuello un trozo de coral rojo para combatirlo y la “higa”, a menudo tallada en azabache, ha sido un símbolo utilizado por diversos pueblos para librarse del maleficio de las miradas malintencionadas.

En Grecia también es frecuente el nazar también llamado ojo griego que representa a un ojo cuyo iris es predominantemente azul-celeste, se usa desde la Antigüedad en collares o en komboloi y begleri etc.

En Italia, sobre todo en el Mezzogiorno es frecuente el descendiente del itífalo, llamado cornicello o cornetto portafortuna. En España, en la región de Murcia , se usa como protección la cruz de Caravaca.

Tipos y síntomas del mal de ojo

Hay varias clases de “mal de ojo” y cada uno se identifica con un nombre y se manifiesta con diferentes síntomas:

El ojo secador: la persona que lo lleva comienza a perder peso corporal sin darse cuenta, pues aunque se alimente normalmente genera cambio en su apariencia física.

El ojo bobo: es llamado así, ya que las personas que lo presentan se distraen constantemente, pareciendo tener trastornos de la atención e ignorando por completo lo que sucede a su alrededor.

El mal de ojo en niños: aunque no es identificado con un nombre como tal, no es menos importante; de hecho, según creyentes, puede ser muy peligroso. Pueden padecen síntomas como falta de apetito, desinterés por lo que les rodea, ensimismamiento, inmovilidad, sueño constante, llanto sin motivo, dolor de cabeza fuerte y distracción en la escuela, entre otros.

El mal de ojo en jóvenes y adultos: en ellos se manifiesta con síntomas como pérdida de apetito, fiebre, insomnio, pesadillas, mareos, depresión, tensión nerviosa, inapetencia sexual, falta de energía, opresión en el pecho como un mal presentimiento, fiebre y pérdida de relaciones amorosas o familiares, dinero o negocios.

Cómo saber si se está sufriendo del mal de ojo

Rito del aceite

Ingredientes

  • 1 plato blanco
  • Agua y aceite de cocina.

Preparación

Preparar un bol o recipiente con agua y un vasito con el aceite. La persona que piensa que puede estar aojada debe introducir sus dedos índice y corazón en el aceite y dejarlos gotear sobre el agua. Si se estuviera aojado se cree que el aceite se dispersará en una enorme cantidad de gotitas o incluso se hundirá en el agua.

Rito del limón

Procurar una habitación donde se pueda estar tranquilo y no haya interrupciones de otras personas. Colocar un plato y partir dos limones en cuatro partes, haciendo una cruz (sin que se desgaje).

Echar tres cucharadas de azúcar morena en cada uno de los limones y colocar el plato con éstos debajo de la cama, durante tres días, cuando se duerme.

Transcurrido este tiempo, mirar los limones. Si se han puesto negros, sé es víctima del “Mal de ojo”.  Si los limones han adquirido un color verdusco, se está libre de su influencia.

Rito del huevo

Pásate un huevo por todo el cuerpo, mientras rezas una oración que escojas. Rómpelo y viértelo en un vaso con agua. Analiza la yema, debes observar en detalle. Si aparece una marca extraña en la misma, significa que estás aojadpo. Ahora, sorpréndete: si hay una figura alargada, el aojador es un hombre, y si es ovalada, entonces es mujer.

Cómo protegerse y limpiarse de las influencias del mal de ojo

  • Echar vinagre y sal gruesa en un cubo lleno de agua. Fregar los rincones de la casa, comenzando desde el lugar más alejado de la puerta de entrada y acabando por ésta. Al llegar a la entrada, hacer la señal de la cruz.
  • Buscar una piedra que pueda convertirse en una especie de amuleto protector, como por ejemplo la turmalina negra que limpia las energías negativas. Colocarla cerca de donde se duerme, ya que ésta absorberá las malas vibraciones.
  • Terapias naturales con reiki: esta práctica, aunque es una herramienta de autoconocimiento, de crecimiento personal y que ayuda a la relajación o meditación, también se utiliza para facilitar la sanación natural de otros. El terapeuta o experto en reiki canaliza la energía universal y la dirige directamente, para promover la sanación a nivel físico, emocional, mental y espiritual. El terapeuta coloca sus manos en distintas áreas del cuerpo del individuo que recibe el tratamiento para traspasar el flujo de energía positiva y restaura lo que se perdió en el momento que fue afectado por el mal de ojo.
  • Colocar una cinta o hilo de color rojo alrededor de la muñeca de la mano derecha o el pie derecho a un niño recién nacido o de meses. Es importante que la cinta no apriete al bebé.
  • Usar colgantes o pendientes conocidos como el nombre de mano de Fátima, el cual representa una mano extendida.
  • Confeccionar una bolsita mágica contra el mal de ojo. Se requiere cortar tres cruces de la misma tela con que se confecciona la bolsa, un trozo de cirio pascual, un diente de ajo, anís estrellado, incienso, “ajo macho” y anís verde. Luego de agregar todos estos elementos a la bolsita, ésta se amarra y se coloca dentro del vestido de la persona con el fin de protegerse.
  • Colocar fragmentos del cordón umbilical del recién nacido en una bolsita y ponerlo en la cuna o ropa del bebé. Ésta ha sido una práctica muy extendida en España a comienzos del siglo XX.
  • Poner debajo de la cama un platito con cuatro carbones en forma de cuadrado. El símbolo y el elemento absorberán cualquier mala vibra que llegue de afuera. Al día siguiente, es necesario cambiarlos por otros teniendo cuidado de no tocar los viejos. Tirar lejos, donde haya tierra, ya que ésta los absorberá. Cuando se salga, cargar en el bolso un trozo de este elemento.
    • Un objeto de color rojo: consigue llevar siempre el color rojo contigo, ya sea en un collar, una pulsera o cualquier objeto que desees. Esto hará que estés siempre estés protegido y alejado de la envidia.
FUENTES:

Tocosh, la penicilina natural del Perú

El consumo de la mazamorra de tocosh ha ido en aumento en la capital. Este tubérculo fermentado tiene muchas propiedades y su ingesta es ideal para cualquier época del año.

A este tubérculo hecho dulce se le conoce como la penicilina andina. Se trata de la papa fermentada bajo tierra por varios meses con aguas subterráneas. Su olor es penetrante pero sus propiedades benéficas son numerosas.

“Es muy común verlo en el uso de gastritis, ayuda como parte integral del tratamiento. Algunas personas lo usan también como antitebeciano porque tiene un cierto tipo de antibiótico natural”, señaló Marco Taboada, nutricionista de EsSalud.

Dime de dónde engorda y le diré cómo adelgazar… ¡Verá resultados inmediatos!

Problemas de peso en la escala global

Desde hace más de 40 años, la cantidad de las personas con obesidad en el mundo sigue creciendo. En 1975 los problemas de peso eran propios de 105 millones de humanos, en 2014 el índice ascendió a 641 millones y, según se estima, hasta el año 2025 uno de cada 5 habitantes de nuestro planeta va a ser obeso. Estos resultados fueron publicados hace menos de un año por una prestigiosa revista médica, “The Lancet”. El tema del extremo sobrepeso supone un problema sobre todo para los estadounidenses: un índice de masa corporal típico de la mayoría de ellos supera el 28 (recordemos que la “norma saludable” se encuentra entre 18.5 y 25).

Por todo ello, todos los días, millones de personas gastan montones de dinero con el fin de adelgazar y bajar de peso. Lo que muchos de ellos no saben es que, además de comer sano y moverse, merece la pena prestar atención a otra cuestión muy importante: la zona del cuerpo en la que más se manifiesta la gordura. ¿Tu pesadilla suponen tus piernas, tu abdomen, o tus caderas y nalgas? ¿Te gustaría cambiar el aspecto de tus hombros? Sigue leyendo y conoce las 6 zonas que hacen el tejido adiposo más que significativo. Dependiendo de la ubicación de la grasa, tenemos que concentrarnos en distintas formas de su eliminación.

1. Parte superior del cuerpo

Apostamos lo que sea que eres una de esas personas que disfrutan de la comida rápida, platos fritos y los dulces de todo tipo. En realidad… ¿quién no lo hace? Los que trabajamos en las oficinas y pasamos largas horas sentados, a menudo podemos decir lo mismo. Si al engordar la grasa se te acumula en la parte superior del cuerpo, ante todo, inscríbete en un gimnasio o empieza a hacer ejercicios en casa. Ya 30 minutos de un esfuerzo físico moderado realizado 3 veces por semana trae buenos resultados. ¿Prefieres algo más tranquilo? ¡Prueba con paseos rápidos, pilates o yoga!

2. Centro del estómago

Seamos sinceros: a nadie les gustan los “michelines” o “flotadores” que adornan los abdómenes de tantas personas en todo el mundo… La gente más propensa a su surgimiento son todos los que con facilidad se dejan llevar por las emociones y demuestran una gran sensibilidad hacia el estrés y las tensiones. Si es también tu problema, posiblemente te llenas de comida para olvidarte de los problemas o descargar las presiones que experimentas. Para poder cambiarlo, tienes que controlar tu temperamento e intentar hacer algo con la ansiedad. La más recomendable para ti sería la meditación que te ayudaría a relajarte.

3. Muslos y glúteos

La gran mayoría de las personas que se quejan de la frecuente acumulación del tejido adiposo en esta zona de su cuerpo pueden tener ciertos problemas hormonales y no ser conscientes de ellos. En las mujeres, es bastante frecuente conocerlo durante la adolescencia y la menopausia, aunque hay maneras de impedirlo. Si tienes que pasar muchas horas sentad@, recuerda hacer descansos y levantarte de la silla después de cada hora. Para mejorar los resultados, puedes comenzar a dar paseos en bici, salir a correr o hacer sentadillas en tu tiempo libre. ¡Y no te olvides de consultarlo con tu médico!

4. Vientre

Pésele a quien le pese, la acumulación excesiva de la grasa en la zona de la parte inferior del abdomen suele deberse principalmente al consumo de alcohol y los productos que nos “inflan” por dentro. Si a ti también te molesta este tipo de gordura, puede que, al mismo tiempo, notes un gran cansancio durante el esfuerzo físico. Para deshacerte de este problema, ante todo tienes que dejar de tomar bebidas alcohólicas, o por lo menos reducir su cantidad. Además, los ejercicios físicos elegidos con la ayuda de un especialista te ayudarán a volver a ponerte en forma.

5. Parte inferior del cuerpo

En algunos casos es cuestión de genes y el hecho de heredar ciertas características de nuestros antepasados. Otras veces puede estar relacionado con la retención de líquidos. Sea cual sea la razón, la grasa acumulada a lo largo de las piernas necesita ser erradicada dentro de lo posible. Puesto que tu objetivo principal tendría que ser el mejoramiento de la circulación sanguínea, debes empezar a moverte, aunque sin forzarte demasiado para no hacerte daño. La natación y la yoga parecen las mejores soluciones, ya que no influyen en la condición de los músculos ni las articulaciones pero sí, dilatan las venas mejorando el flujo de la sangre.

6. Caderas y estómago

Si has llegado hasta aquí en busca de una solución para tu tipo de gordura, podemos apostar que eres una persona que nunca realiza ejercicios físicos ni se esfuerza en lo más mínimo. Además de ponerte a dieta, empezar a comer con regularidad y comenzar a moverte un poco (por ejemplo en el gimnasio), lo más importante es que te pongas de pie una vez cada tanto. Otra costumbre muy saludable que ayuda a reducir el hinchazón de las caderas y la barriga, es la de tomar agua. ¡Tenlo en cuenta!

Ahora que has podido conocer todas las zonas en las que se puede notar el exceso del tejido adiposo y familiarizarte con las posibles razones de tus problemas, lo más relevante es que decidas hacer algo al respecto. Contacta con un dietista, visita a un especialista y compra un carné para el gym… Al fin y al cabo, ¡la vida y la salud sólo es una!
Si te ha gustado este artículo, háznoslo saber. Comparte esta publicación con tus amigos y familia y ¡déjale un “Me gusta” a nuestra página de Facebook!