Vivir con ovarios poliquísticos cuando quieres ser mamá

Inés es una profesional puertorriqueña de 40 años quien, desde los 16, sabía que su camino para tener hijos sería complicado. A esa edad le diagnosticaron el síndrome de ovarios poliquísticos.

Esta condición, como explican los expertos de BabyCenter en este artículo, ocurre “cuando las mujeres tienen demasiadas hormonas masculinas y no tienen suficientes hormonas femeninas, lo que hace que su ovulación sea poco frecuente o irregular”. Quienes padecen la enfermedad, por lo general presentan quistes y tienen problemas para quedar embarazadas.

En su caminar, Inés ha superado muchos retos. Por ejemplo, en el pasado le removieron cuatro quistes y dos fibromas. Además, le realizaron una laparascopia, tratamiento que se utiliza para determinar la existencia de endometriosis (condición que también padece).

Buscando a su bebé

Inés estuvo casada por siete años. Sobre su exesposo y ese tiempo dice: “Fue bien comprensivo. Veía que yo quería un hijo y no lo pudimos lograr. Siempre, dos o tres días antes de que me llegara la menstruación me daba un dolor muy fuerte y él me sobaba la espalda. Sí tuve otras relaciones antes de él y después del divorcio, pero nunca obtuve tanto apoyo como con él”.

En su búsqueda de un bebé, la pareja enfrentó tres abortos naturales (2005, 2009 y 2011). “El dolor de los abortos es el doble de los partos”, dice Inés sobre esa época en que trató sin éxito ser mamá.

Para uno de los abortos le hicieron un raspe, además en el 2007 le removieron quistes y fibromas, por lo que se laceró su útero. Ante esa realidad consultó a un especialista en tratamientos de fertilidad. “Una vez el médico hizo el diagnóstico fue directo al grano, claro, pero no hostil”, recuerda sobre el momento en que supo que ser madre de manera natural, o incluso a través de tratamientos de fertilidad, sería cuesta arriba.

Como le ocurre a otras mujeres, Inés no comenta su situación con muchos. Solo sus amistades más cercanas y uno que otro familiar conoce todo lo que ha vivido y sufrido.

La maternidad de manera inesperada

Hoy dice sentirse feliz y tranquila con su realidad. Aunque no ha podido concebir, ¡hace un año se convirtió en madre a través de un proceso de adopción!

“A uno lo que le da es un coraje cuando ve a una mujer que tiene cuatro hijos y no los cuida. Pero ahora, en vez de perder mi energía acepto este proceso. No sé si el cambio es por la edad, la madurez. Hubo un tiempo en que sentía mucho rencor. Ahora tengo mayor paciencia”, asegura.

Además, su nueva realidad es que desde hace un año es mamá de un bebé que fue concebido por una adolescente, quien siempre estuvo clara que quería darlo en adopción. Curiosamente Inés conoce a la madre biológica de su hijo, bebé que vive con ella desde que tiene cuatro días de nacido.

Orgullosa dice que el bebé se ha enfermado solo dos veces, que hoy ya come comida que ella le prepara y que ya da sus primeros pasos.

*Nombre fue cambiado para proteger la identidad de la entrevistada. 

Conviértete en un maestro del sexo oral!

Ya te contamos cuán importante es que aprendas a hacerle sexo oral a una mujer. Para mejorar tus habilidades en este arte te presentamos la guía definitiva para aprender a hacerle sexo oral en tan solo 15 pasos.

  1. Dile que es hermosa y que sea enserio. ¿Qué tiene esto que ver con el tema? Muchas mujeres son tímidas con su cuerpo, así que aunque estés con la mujer más atractiva del mundo, ella necesita sentirse segura de que te gusta su cuerpo. Dile cuáles son tus partes favoritas de su cuerpo.
  2. Las mujeres son más verbales que los hombres. Esto quieres decir que necesitas hablarle no narres eventos, solo habla con ella, dile lo hermosa que es y háblale de su cuerpo.
  3. Empieza con los labios externos, luego los internos y encuentra su clítoris. Con cuidado separa sus labios y usando tu lengua con cuidado acaricia sus labios, muévete despacio y poco a poco pasa los labios internos, tomándote tu tiempo ve poco a poco a la parte superior de su vagina y encuentra su clítoris.
  4. Si la vas a tocar asegúrate de humectar tus dedos. Cuando toques a una mujer, en especial antes de tocar su clítoris es necesario que mojes o lubriques tus dedos. Con sus lubricantes o con tu saliva. Sus genitales son muy sensibles y si tus dedos están secos la puedes lastimar.
  5. Acércate poco a poco, provócala. A las mujeres les gustan los acercamientos sutiles. Besa sus muslos, lámelos, haz diseños con la punta de tu lengua, acércate rápidamente a su vagina y luego retírate poco a poco. Has que se muera por la anticipación.
  6. Juega con ella. Lame la unión de su pierna con su pelvis y muévete por su pubis. Lámela sin poner presión para excitarla más. Cuando veas que está excitada y se mueve para acercarte más a ella entonces ve a su vagina.
  7. Bésala suave primero, duro después. Usa tu lengua para separar los labios de su vagina y recórrela de arriba a abajo, por los pliegues de su piel. Con cuidado separa sus piernas. Recuerda ser cuidadoso con ella.
  8. Saca ventaja de tu lengua. Usa la punta de tu lengua para poner presión en su vagina. Muévete como si usaras un dedo o tu pene. A ella la va a enloquecer. Pon tus labios sobre la parte más alta de su vagina y busca su clítoris con la lengua. Lámelo y ponle presión.
  9. Trabaja con esa perla. Con cuidado separa los labios de su vagina y dale un lengüetazo a su clítoris. Hazlo rápido. Veras que hace que sus piernas tiemblen. Cuando veas que está a punto de tener un orgasmo pon tus labios en forma de “o” y suavemente succiona su clítoris. Si lo aguanta, hazlo más duro, si le gusta hazlo más duro aún. Si mueve la pelvis, si se mueve completa, hagas lo que hagas no la dejes ir. Muévete con ella y no pares. No te detengas.Guía para hacerle sexo oral a una mujer
  10. Usa tus dedos. No a todas les gusta, pero a las que les gusta no les parece cómodo que metas tu mano completa en su vagina. No uses más de dos dedos. Esto lo puedes hacer mientras lames su clítoris antes del orgasmo y después de él.
  11. Aprende a conocer sus reacciones previas y durante el orgasmo. Pon atención a cómo se mueve su cuerpo y cómo cambian las expresiones de su cara. Estudia su cuerpo y aprende cuáles son los signos que indican que va a tener un orgasmo.
  12. En cuanto empiece su orgasmo no te alejes. Si haces esto te aseguramos que vas a lograr encontrar el Santo Grial del sexo: una mujer multiorgásmica. Cuando veas que empieza a contraerse de placer pon tu lengua justo debajo de su clítoris y presiona con tus labios. Mueve tu lengua dentro y fuera de su vagina, si tienes tus dedos dentro de ella muévelos ligeramente. Recuerda ser sutil ya que en este momento las sensaciones son muy fuertes. Pon atención a esto: Después del orgasmo una mujer puede permanecer excitada por una hora. Este es un momento clave para darle más orgasmos.
  13. La guinda en el pastel. A algunas mujeres les gusta que les acaricien el ano durante el sexo oral. Incluso que pongan un poco de presión en el mismo.
  14. Después del orgasmo. Hazle el amor suavemente. Háblale, acaricia su cuerpo, sus senos. Quédate con ella hasta que la excitación se haya disipado.

Sigue estos pasos y te aseguramos que ella te amará por toda la vida. Sin reservas. Recuerda que esta es una técnica que requiere de mucha práctica y mucha comunicación con tu pareja. Pero está seguro de que ella va a agradecer.

El ‘estilo europeo’, la forma de prostitución usada por madres solteras

El ‘estilo europeo’. Así ha sido calificada la nueva forma de prostitución que va ganando terreno en Facebook y ha puesto en alerta a miles de personas de la popular red social.

Se trata de una modalidad que ha sido aplicada desde hace un tiempo, principalmente, por jóvenes con hijos que tienen entre 18 y 25 años.

Según el portal Publímetro de México, las mujeres colocan fotos sensuales en Facebook y ofrecen su compañía a personas adineradas o empresarios.

Los textos que acompañan las imágenes evidencian en qué consiste el trato propuesto.

Ellas no buscan relaciones serias; sin embargo, sí solicitan que las puedan ayudar con los gastos económicos que implica tener hijos y, a cambio, recibirán “cariño, amor y encuentros sexuales”.

Se debe señalar que no es la única modalidad de prostitución que se realiza en Facebook pues, hace un tiempo, se reveló que también hay una práctica llamada “trueque sexual”.

Este consiste en “vender” productos pero no por dinero sino por sexo.

Vaginismo, la enfermedad sexual que afecta a dos de cada 1,000 mujeres

¿Habías escuchado sobre el vaginismo? Quizás no con ese nombre, pero en pocas palabras es cuando te duele tu zona genital durante la penetración cuando hay sexo.

¿DE QUÉ SE TRATA EL VAGINISMO?

También es conocido como trastorno del dolor genito-pélvico/penetración(DSM-V, por sus siglas en inglés). Se trata de una contracción de la vagina que impide la penetración, pues provoca dolor, malestar y/o irritabilidad. A veces impide completamente tener relaciones sexuales. Son relativamente pocas las mujeres que sufren de esta enfermedad: 2 de cada mil. Aún así debemos estar bien informadas.

LO QUE SUCEDE

Los músculos del piso pélvico que rodean la vagina son los que se contraen. La contracción es involuntaria, pues la mujer no hace nada para que esto ocurra. Hay niveles, es decir, algunas mujeres solo experimentan punzadas, dolor o ardor durante la penetración. A otras mujeres realmente les cuesta mucho trabajo lograr el coito o les resulta imposible. El vaginismo es una de las primeras causas de que no se consumen las relaciones sexuales. Hay mujeres que tienen las contracciones más fuertes, que hace como si se cerrara casi por completo. Entonces impide el paso del pene. Hasta que está lejos de la actividad sexual y sus estímulos, las molestias acaban.

TIPOS DE VAGINISMO

Las mujeres que tienen vaginismo primario no han podido tener relaciones sexuales sin dolor. Los síntomas son los siguientes:

  • Infecciones urinarias frecuentes.
  • Incomodidad la mayoría del tiempo.
  • Aparentemente sin razón duele la vagina durante el sexo.
  • No pueden usar tampones ni logran acabar un examen pélvico.
  • Interrupción de la respiración durante el coito.
  • Es tanto el dolor que evitan el sexo.

El vaginismo secundario puede llegar después de muchos años de haberlo sufrido. Suele ser provocado por razones médicas: partos, cirugías, menopausia, por ejemplo. Los síntomas son casi los mismos, la diferencia es que los dolores no son tan insoportables:

  • Anticipación del dolor. Antes de que tengas actividad sexual, tu cuerpo puede ponerse ansioso y sentir malestares.
  • La contracción de los músculos.
  • Dolor durante el sexo.
  • El dolor se incrementa.

TRATAMIENTO

Los ejercicios de piso pélvico son los que te ayudarán con este problema. También hay un “entrenamiento de dilatación” y técnicas que eliminarán el dolor. Mediante ciertos pasos de transición, las mujeres van superando este problema. Desde la identificación del problema, hasta expresarlo y resolviéndolo cuando este es de tipo emocional. Con la guía de un profesional se pueden realizar estos ejercicios en casa.

Esta enfermedad puede llegar a cualquier edad. Así que si tienes malestares constantes, debes atenderte y acudir a consulta. El tratamiento hace que te recuperes casi al 100% sin necesidad de medicamentos ni cirugías invasivas.