Consejos

Tips para “enfriarte” cuando ardes en deseos por llamar a tu ex

Sharing is caring!

El deseo sexual y la atracción física establecen poderosos nexos entre los miembros de una relación sentimental. Debido a su capacidad de sembrar raíces con gran profundidad, obstaculizan enormemente el proceso de separación y desapego cuando se presenta una ruptura amorosa.

Es difícil ordenarle a nuestro cuerpo que detenga sus impulsos carnales. Sobre todo, cuando vienen acompañados de sentimientos y emociones vívidas: poderosos elementos que, en ausencia de otros más fuertes, son quienes perpetran esas llamadas a medianoche y mensajes de Whatsapp que, básicamente, buscan un reencuentro con resultados sexuales.

Vaya “tareita” ¿no? Parece una misión imposible de resolver. Por esta razón, en Phrònesis queremos facilitarte la vida mostrándote unos cuantos consejos útiles para regular la temperatura cuando el termómetro de tu cuerpo parece colapsar de calor.

Trabaja en tu autoestima

Las inseguridades mentales y emocionales son muy capaces de crear pensamientos absurdos como: “Nadie me volverá a hacer el amor como él” o “dudo mucho que encuentre una mejor mujer que ella”.

Si tienes la suficiente fuerza emocional y una autoestima consistente, abdicar frente a este tipo de pensamientos no será nada fácil. Podrás controlar la temperatura de tus deseos y considerarás con cabeza fría la opción de volver a meterte entre las sábanas de tu ex.

Enfócate en una rutina que te apasione

Este es el momento perfecto para recordar esas pasiones (actividades y pasatiempos) que reemplazaste por otras (sexo, sexo y más sexo). Claro está, para esto primero debes dominar el punto anterior. Necesitas de una gran fortaleza mental para poner tu cabeza en modo “sensatez” y alejarte de la tentación gracias a tus habilidades para autocontrolarte.

No se trata de abandonar tu sexualidad en los brazos del olvido, eso sería una completa locura. Se trata de canalizar toda esa energía que surge al recordar las situaciones pasionales del pasado y dirigirla hacia aquellas ocupaciones con las que realmente disfrutas pasar el tiempo. Podrías llenar tus días de fascinantes experiencias gracias al desarrollo positivo de tus talentos.

Aniquila las falsas ilusiones

Cada ruptura amorosa guarda pequeñas esperanzas en las que “vuelva todo a la normalidad”. Es como si se despertara el mago interior con la ilusión de volver a los mejores días de la vida en pareja con solo chasquear los dedos. Para el caso, este chasquido representa a la mágica idea de recuperar tu antiguo noviazgo o matrimonio gracias a un encuentro sexual.

Posiblemente, un reencuentro en la cama reivindique momentáneamente aquellas diferencias que causaron la ruptura. Pero, si las asperezas son demasiado pronunciadas, no hay lima tan poderosa como para suavizarlas por completo.

No pierdas tu tiempo esperando llamadas o mensajes que supliquen por tu regreso. Lo único que conseguirás será incrementar tus niveles de estrés. No te imaginas el increíble poder de destrucción interior que deja el estallido de una bomba hecha de estrés y lujuria. Así que, por tu salud emocional, aleja tu mente de esa energía letal.

Ten presente que el secreto está en la distracción positiva, no en el aislamiento y la soledad. Además, no hay ningún estudio científico que contraindique las relaciones sexuales o acercamientos a una expareja o los califique como mortales. Siempre tienes la capacidad de encontrar la mejor opción que satisfaga tu propio bienestar.

Hay historias que se cuentan mejor en su segunda parte, así como terribles uniones afectivas predestinadas a fracasar desde el principio. Mantén siempre el máximo control que puedas sobre tus emociones y será más fácil desenredar hasta las más enmarañadas situaciones, incluso las que implican demasiada feromonas en el aire.

Lo + Visto