Truco para eliminar el mal olor en el calzado

Sharing is caring!

El mal olor del calzado no sólo resulta molesto sino que además puede ponernos la cara colorada en determinadas situaciones (una zapatería, la consulta del médico, etc.). Además, si guardamos el calzado en un armario o lugar cerrado (como es mi caso, podéis verlo aquí), ese desagradable olor acabar invadiéndolo todo y es bastante difícil de eliminar. Por esta razón, os voy a comentar el truco que utilizo para eliminar el mal olor de los zapatos y que me funciona bastante bien.

En primer lugar debemos tener en cuenta que el mal olor del calzado se produce porque los microorganismos que viven en su interior (están ahí aunque no los veamos), procesan el sudor del pie (lo descomponen) generando ese desagradable “aroma”.

Por lo tanto, para eliminar el mal olor del calzado necesitamos algo que neutralice a estos microorganismos. Esta es la razón por la que a veces siguen oliendo mal las zapatillas de deporte aún después de haberlas lavado, porque sus fétidos inquilinos no se han ido.

Para neutralizarlos utilizo bicarbonato de sodio que es un poderoso desinfectante natural y absorbe los malos olores, además es muy económico y fácil de encontrar
Sí, ya sé que no he descubierto la pólvora pero si buscas este truco por internet lo más seguro es que leas que debes espolvorear el bicarbonato en el interior del zapato y que luego sacudirlo antes de calzarlo. Si lo haces así lo más normal es que queden restos de bicarbonato en el interior del zapato, por mucho que lo sacudas. Estos restos se te quedarán pegados en los pies o calcetines, llegando a resultar bastante molesto (lo digo por experiencia propia).

9101708

Para que esto no suceda, lo que hago es lo siguiente:

– Echar una cucharada sopera de bicarbonato de sodio en un vaso con 2 ó 3 dedos de agua y remover hasta que se disuelva totalmente (si queda pastoso añadir un poco más de agua).

– Introducimos en esta mezcla un cepillo de dientes. Yo me suelo guardar los cepillos de dientes viejos ya que van bien para limpiar juntas y pequeños rincones.

– Cepillamos el interior del zapato con ganas y alegría

– Dejamos los zapatos en un lugar ventilado hasta que se sequen completamente. Si son botas o botines cerrados o simplemente vas a guardar el calzado hasta la próxima temporada, introduce en su interior papel de periódico para que absorba la humedad. También he leído que puedes introducir un calcetín con arena para gatos ya que también tiene gran poder absorbente, aunque yo esto no lo he probado… todavía.

9101709

Si lo que queremos desodorizar son unas zapatillas de deporte, podemos espolvorear el bicarbonato en su interior y meterlas tranquilamente en la lavadora. De esta forma ayudaremos también a eliminar los olores que pueda haber en el tambor.

Por supuesto debemos repetir esta operación de desodorización cada cierto tiempo porque llegará un momento que se volverá a formar mal olor (nuestro pie volverá a sudar y los microorganismos estarán ahí para hacer de las suyas). También es muy recomendable hacerlo antes de guardar el calzado con el cambio de temporada.

Por último recuerda que es recomendable no llevar siempre los mismos zapatos (por muy cómodos o bonitos que sean), conviene alternar varios pares para que puedan secarse entre una puesta y otra.

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!