Un sabio dijo:

Sharing is caring!

No suena bien, por mucho que las películas se empeñen, el concepto de luchar por amor. Pues muchas veces el famoso “luchar por amor” equivale tristemente a “luchar contra el amor propio”. Sin embargo, nadie nos enseña gran cosa sobre el amor. Las referencias populares sobre el mismo están tan idealizadas desde el inicio de la sociedad civilizada, que uno se siente en posesión de la persona y por tanto, obligado a luchar por mantener aquello que es de su propiedad. ¿Cómo dejar ir al amor de tu vida, a la luz de tus entretelas, al pináculo de tu existencia humana? ¡Si es tuyo y de nadie más!

Pero ninguna relación es un camino de rosas. La vida impone duros momentos, las personas cambian, evolucionan, aprenden, superan pruebas, fracasan o triunfan, en definitiva…viven. Uno puede tratar de creerse la utopía de que siempre será igual y será condenado a amar eternamente en pretérito imperfecto. O puede abrir los ojos.

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!