Una Abuelita habla por teléfono al Sanatorio

Una Abuelita habla por teléfono al Sanatorio y pregunta tímidamente,
– “¿sería posible que alguien me informara, como está una paciente?”
La Operadora contesta:
– “Encantada de ayudarla, ¿Cómo se llama la paciente y en qué cuarto está?”
La Abuelita con su voz temblorosa dice:
– “Nora Fernández, Cuarto 302”
La operadora responde,
– “Permítame ponerla en espera, mientras hablo con la Enfermera del piso para poder informarle”
Después de unos 2 minutos, le informa:
– “Tengo buenas noticias, la enfermera que en este momento está con ella me dijo que Nora va muy bien, su presión arterial y su glucosa ya están en su curso normal y su Doctor que la vio esta mañana dice que la darán de alta el martes”
La Abuelita dice:
– “Qué alegría… ya estaba preocupada, Dios la Bendiga señorita por las buenas noticias”
La Operadora dice:
– “Fue un placer ayudarla, perdón, ¿Nora es su Hija? “
La Abuelita le contesta:
– “No!!!!!…¡¡¡¡¡¡Nora, soy yo, la del Cuarto 302!!!!, ¡¡¡¡Lo que pasa que estoy internada por la obra social de los jubilados y nadie me da pelota cuando llamo con el timbrecito de porquería…
No me dan medicamentos, no me sirven comida, la enfermera no viene a verme y el médico hace tres días que no aparece, entonces antes de ayer me vine a mi casa.
Estoy llamando para saber si ya estoy bien y si en ese sanatorio de mierda alguien se dio cuenta que me fui!!!