Vaginismo, la enfermedad sexual que afecta a dos de cada 1,000 mujeres

¿Habías escuchado sobre el vaginismo? Quizás no con ese nombre, pero en pocas palabras es cuando te duele tu zona genital durante la penetración cuando hay sexo.

¿DE QUÉ SE TRATA EL VAGINISMO?

También es conocido como trastorno del dolor genito-pélvico/penetración(DSM-V, por sus siglas en inglés). Se trata de una contracción de la vagina que impide la penetración, pues provoca dolor, malestar y/o irritabilidad. A veces impide completamente tener relaciones sexuales. Son relativamente pocas las mujeres que sufren de esta enfermedad: 2 de cada mil. Aún así debemos estar bien informadas.

LO QUE SUCEDE

Los músculos del piso pélvico que rodean la vagina son los que se contraen. La contracción es involuntaria, pues la mujer no hace nada para que esto ocurra. Hay niveles, es decir, algunas mujeres solo experimentan punzadas, dolor o ardor durante la penetración. A otras mujeres realmente les cuesta mucho trabajo lograr el coito o les resulta imposible. El vaginismo es una de las primeras causas de que no se consumen las relaciones sexuales. Hay mujeres que tienen las contracciones más fuertes, que hace como si se cerrara casi por completo. Entonces impide el paso del pene. Hasta que está lejos de la actividad sexual y sus estímulos, las molestias acaban.

TIPOS DE VAGINISMO

Las mujeres que tienen vaginismo primario no han podido tener relaciones sexuales sin dolor. Los síntomas son los siguientes:

  • Infecciones urinarias frecuentes.
  • Incomodidad la mayoría del tiempo.
  • Aparentemente sin razón duele la vagina durante el sexo.
  • No pueden usar tampones ni logran acabar un examen pélvico.
  • Interrupción de la respiración durante el coito.
  • Es tanto el dolor que evitan el sexo.

El vaginismo secundario puede llegar después de muchos años de haberlo sufrido. Suele ser provocado por razones médicas: partos, cirugías, menopausia, por ejemplo. Los síntomas son casi los mismos, la diferencia es que los dolores no son tan insoportables:

  • Anticipación del dolor. Antes de que tengas actividad sexual, tu cuerpo puede ponerse ansioso y sentir malestares.
  • La contracción de los músculos.
  • Dolor durante el sexo.
  • El dolor se incrementa.

TRATAMIENTO

Los ejercicios de piso pélvico son los que te ayudarán con este problema. También hay un “entrenamiento de dilatación” y técnicas que eliminarán el dolor. Mediante ciertos pasos de transición, las mujeres van superando este problema. Desde la identificación del problema, hasta expresarlo y resolviéndolo cuando este es de tipo emocional. Con la guía de un profesional se pueden realizar estos ejercicios en casa.

Esta enfermedad puede llegar a cualquier edad. Así que si tienes malestares constantes, debes atenderte y acudir a consulta. El tratamiento hace que te recuperes casi al 100% sin necesidad de medicamentos ni cirugías invasivas.