Vivir con ovarios poliquísticos cuando quieres ser mamá

Sharing is caring!

Inés es una profesional puertorriqueña de 40 años quien, desde los 16, sabía que su camino para tener hijos sería complicado. A esa edad le diagnosticaron el síndrome de ovarios poliquísticos.

Esta condición, como explican los expertos de BabyCenter en este artículo, ocurre “cuando las mujeres tienen demasiadas hormonas masculinas y no tienen suficientes hormonas femeninas, lo que hace que su ovulación sea poco frecuente o irregular”. Quienes padecen la enfermedad, por lo general presentan quistes y tienen problemas para quedar embarazadas.

En su caminar, Inés ha superado muchos retos. Por ejemplo, en el pasado le removieron cuatro quistes y dos fibromas. Además, le realizaron una laparascopia, tratamiento que se utiliza para determinar la existencia de endometriosis (condición que también padece).

Buscando a su bebé

Inés estuvo casada por siete años. Sobre su exesposo y ese tiempo dice: “Fue bien comprensivo. Veía que yo quería un hijo y no lo pudimos lograr. Siempre, dos o tres días antes de que me llegara la menstruación me daba un dolor muy fuerte y él me sobaba la espalda. Sí tuve otras relaciones antes de él y después del divorcio, pero nunca obtuve tanto apoyo como con él”.

En su búsqueda de un bebé, la pareja enfrentó tres abortos naturales (2005, 2009 y 2011). “El dolor de los abortos es el doble de los partos”, dice Inés sobre esa época en que trató sin éxito ser mamá.

Para uno de los abortos le hicieron un raspe, además en el 2007 le removieron quistes y fibromas, por lo que se laceró su útero. Ante esa realidad consultó a un especialista en tratamientos de fertilidad. “Una vez el médico hizo el diagnóstico fue directo al grano, claro, pero no hostil”, recuerda sobre el momento en que supo que ser madre de manera natural, o incluso a través de tratamientos de fertilidad, sería cuesta arriba.

Como le ocurre a otras mujeres, Inés no comenta su situación con muchos. Solo sus amistades más cercanas y uno que otro familiar conoce todo lo que ha vivido y sufrido.

La maternidad de manera inesperada

Hoy dice sentirse feliz y tranquila con su realidad. Aunque no ha podido concebir, ¡hace un año se convirtió en madre a través de un proceso de adopción!

“A uno lo que le da es un coraje cuando ve a una mujer que tiene cuatro hijos y no los cuida. Pero ahora, en vez de perder mi energía acepto este proceso. No sé si el cambio es por la edad, la madurez. Hubo un tiempo en que sentía mucho rencor. Ahora tengo mayor paciencia”, asegura.

Además, su nueva realidad es que desde hace un año es mamá de un bebé que fue concebido por una adolescente, quien siempre estuvo clara que quería darlo en adopción. Curiosamente Inés conoce a la madre biológica de su hijo, bebé que vive con ella desde que tiene cuatro días de nacido.

Orgullosa dice que el bebé se ha enfermado solo dos veces, que hoy ya come comida que ella le prepara y que ya da sus primeros pasos.

*Nombre fue cambiado para proteger la identidad de la entrevistada. 

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!