(No es culpable) el placer de las semillas de girasol: no solo calman los nervios, sino que también son buenas para el corazón, la inflamación y la diabetes.