Ofertas ocultas secretos y reality shows estos son los hijos

Ofertas ocultas, secretos y reality shows: estos son los hijos de Margaret Thatcher

Hola de nuevo. Te escribe Lourdes Ortega y hoy vamos a hablar de Ofertas ocultas, secretos y reality shows: estos son los hijos de Margaret Thatcher


Los gemelos Carol y Mark Thatcher siempre han vivido uno al lado del otro. Se dice que es un niño mimado y ella, una biógrafa imprudente, era la mujer más poderosa del mundo. Siete años después de la muerte del primer ministro británico, su nombre es sinónimo de escándalo.

En 1978, durante unas vacaciones familiares, Carol y Mark junto con sus padres Margaret y Denis Thatcher.  Tenía 25 años y su madre era la líder del Partido Conservador;  en un año se convertirá en Primera Ministra del Reino Unido.

En 1978, durante unas vacaciones familiares, Carol y Mark junto con sus padres Margaret y Denis Thatcher. Tenía 25 años y su madre era la líder del Partido Conservador; en un año se convertirá en Primera Ministra del Reino Unido.

Dos años más tarde muerte de Margaret Thatcher, en 2015, muchas de sus cosas salieron a la venta en el dominio público subasta. Entre la colección de pertenencias personales estaba el maletín rojo de la primera ministra, bolsos icónicos que ayudó a construir su imagen, vestuario y pañuelos de seda joyería. Prácticamente todo eran pedazos que le quedaban su hija CarolPor ello, parte de la opinión pública creía que la heredera no permitió el suficiente respeto por la memoria de su madre. El otro hijo de Thatcher, MarcaDijo que la subasta le parecía «impía». Los amigos de Carol argumentaron en su defensa que él podría no necesitar el dinero porque es millonario, pero ella lo necesita. Además, no contaba con el espacio físico para almacenar adecuadamente tantos accesorios y ropa. Hubo una falta de armonía entre los dos gemelos en el episodio. Un hombre cercano a Thatcher se filtró al Daily Mail los hermanos «no podían estar juntos en la misma habitación». Como suele ocurrir en las relaciones familiares, los problemas surgieron de lejos.

Carol y Mark nacieron por cesárea 15 de agosto del 53, seis semanas antes de la fecha señalada. En un momento en que la ecografía apenas comenzaba a desarrollarse, el nacimiento de dos niños fue una sorpresa para ellos padres, Margaret Thatcher y su esposo Denis. Como muchas parejas del mismo nivel económico, confiaron el cuidado de los niños a una niñera que trabajaba casi todo el tiempo en la residencia familiar. Denis estaba ocupado con su negocio y Margaret, entonces de 27 años, quería concentrarse en su carrera política. «No creo que los padres estuvieran felices de cuidarnos el día que la niñera estuvo libre», dirá su hija años más tarde.

Carol habla sobre su infancia como adulta tiempo de soledad. Dijo que cuando su madre la llamó, todos los nombres de sus secretarias le vinieron a la mente antes que a ella. En la línea de muchos padres de la época, Thatcher tampoco era particularmente abierta y habladora. Carol se enteró por la prensa de que su padre Denis estaba casado con otra mujer antes que su madre.. Cuando el niño tenía ocho años, Mark fue a la escuela preparatoria y Carol fue enviada a un internado al año siguiente. Pese a todo, Margaret Thatcher hizo un esfuerzo para que sus hijos tuvieran acceso a privilegios que no disfrutó en su humilde infancia: recibían lecciones de equitación, esquí y muchos deportes los fines de semana frescos.

Nadie dudó del hecho: Mark era el hijo favorito de Margaret Thatcher, tu ojo derecho. “Sin lugar a dudas, Mark fue una estrella”, admitió Carol. Cuando era niño, le tenía miedo a mi madre. Siempre me sentí segundo. «No me gustó» no es la expresión correcta, pero nunca sentí que había llegado a ella «. Esta ventaja era obvia, a pesar del hecho de que Carol era mejor estudiante que Mark: mientras que el joven no era pudo terminar la contabilidad, ella Se graduó de la facultad de derecho y vivió en Australia durante algún tiempo. durante el cual trabajó como periodista.

Mark, a su vez, contó con el apoyo de su madre en su decisión de iniciar una carrera como Conductor de rally iba a terminar en tragedia cuando, durante su participación en París-Dakar en 1982, pasó seis días perdido en el Sahara. Pronto Margaret Thatcher se reunió con Mikhail Gorvachev, y el político soviético bromeó: «¿No trajiste a tu hijo? Tenemos muchos desiertos donde puede perderse ”.

A medida que los gemelos Thatcher maduraron, continuaron divergiendo en sus carreras. Mark se casó en 1987 con la millonaria texana Diane Burgdorf, con quien tuvo dos hijos, Michael y Amanda. La familia finalmente se estableció en Sudáfrica. En esa época amasó su propia riqueza, teóricamente gracias a algunas empresas exitosas; según la prensa por razones menos claras relacionadas con la recaudación de aproximadamente 12 millones de libras por las comisiones de liquidación venta de armas firmada por su madre con Arabia Saudita. La próxima vez que su nombre se dio a conocer en los medios fue en 2004, y sin una buena razón. Fue acusado de financiar el intento. golpe su entonces amigo Simon Mann contra el dictador de Guinea Ecuatorial Theodore Abiang. Mark fue sentenciado a una multa para el millonario y cuatro años de prisión, una sentencia que luego fue suspendida. Al año siguiente se divorció y vivió una vida errante en destinos como Mónaco, Marbella o Gibraltar, donde en 2008 se casó con su segunda esposa Sarah Jane Russell. Su ex esposa Diana regresó a los Estados Unidos, y durante un tiempo incluso se le prohibió a Mark ingresar al país con sus hijos. «Es un mujeriego engreído y la madre de un niño», dijo después de su matrimonio.

Carol, por su parte, se ha forjado una carrera como periodista y personalidad televisiva de todo tipo, aunque sus detractores la han criticado por estar siempre a la sombra de sus padres. Ella misma sabía que parte del interés que despertaba estaba relacionado con su famoso apellido. «Tenía que esperar que mis compañeros periodistas no me traicionaran por beber 11 piñas durante un viaje de prensa», dijo sarcásticamente. En 1983 publicó un libro sobre la campaña electoral de su madre; También escribió biografías de deportistas, hizo un documental sobre su padre y llamó a otro La guerra de mamá contra el conflicto de las Malvinas. Nunca se casó y su relación más famosa fue con el político conservador Jonathan Aitken. Se rumorea que la ruptura afectó la carrera política de Aitken después de la declaración de Margaret Thatcher: «Nunca habría contratado al hombre que hizo llorar a Carol».

Aunque Mark era su favorito, fue Carol quien más visitó a su madre en los últimos años «.

En 2005, llamó Carol, participando en el reality show «Soy famosa … ¡Sácame de aquí! La ganadora en la que se convirtió. Se atrevió con el rigor de la mata australiana, se comió los testículos de un canguro, y cuando el jeep que conducía durante la prueba, se sumergió en abismo, comentó con humor, «tenía que traer a mi chofer». Después de la victoria, ella continuó su ecléctica carrera como reportera y periodista. En 2008, reveló en su El libro «Part» en el cuenco «Goldfish» qué la madre sufría de demencia senil, algo que a Mark no le gustó en absoluto. Al año siguiente, el incidente recortó su contribución a la BBC. Durante una reunión en la sala de escritores, comparó al tenista negro Joe Wilfried Tsonga con Golliwogg, una muñeca negra británica del siglo XIX, algo similar a lo que nuestro país dice que un hombre negro se parece a un Conguit. Se negó a disculparse, argumentando que su comentario no tenía un tono racista. La destitución de la Fuerza Aérea es fulminante.

La muerte de su madre en 2013 sorprendió a Carol, que hizo un curso de español en Madrid. Acudió al funeral con su pareja, el instructor de esquí Mark Grass, 14 años menor que ella, con quien vivía en la exclusiva estación de esquí suiza de Klosters. Mark estaba en Barbados. Fue una de las últimas veces que se vio a los hermanos juntos.

Durante los años de enfermedad y declive, y a pesar de que Mark era su favorito, fue Carol quien más visitó a su madre y la cuidó. Esto no le impidió ser pragmática sobre el pasado; a la queja de Margaret sobre lo poco que había visto de sus nietos y porque sus hijos vivían en tierras tan lejanas, Carol respondió:Una madre no puede esperar que sus hijos adultos regresen a su lado como un boomerang, compensación por tiempo perdido. Ser una madre que estuvo ausente y ahora era una abuela excesiva no es una ecuación equilibrada «.

.

No te olvides compartir en una historia de tu Instagram para que tus amigas lo vean

??? ? ? ???