Todo lo que tienes que saber acerca de la cesárea

Tuve a mi hija por medio de una cesárea, después de que un ultrasonido revelara que venía en posición invertida. Debido a eso no podría nacer por parto natural. Lo más curioso es que durante el embarazo no había pensado en esa posibilidad. No tuve ningún síntoma ni complicación y todo iba de maravilla hasta que llegó la noticia de ese ultrasonido. Fue tanta mi angustia por saber que pasarían un bisturí por mi cuerpo, que no tuve tiempo de pensar en cómo sería ese proceso de quirófano.

 QUÉ PASA CUANDO TIENES UN BEBÉ POR MEDIO DE CESÁREA

Tal vez así como me sentía yo, te has de sentir por la llegada de tu bebé al saber que tendrá que nacer por cesárea. En caso de que estés considerando esta opción como la más adecuada para que nazca tu bebé deberías reconsiderarlo. Si por el contrario, no hay otra alternativa para que tu bebé esté en tus brazos, hay algunos puntos que debes conocer para no llegar en blanco a ese momento.

EL QUIRÓFANO ES DEMASIADO FRÍO

Llegas al quirófano en una bata delgada que cubre una parte de tu cuerpo. Adentro te dan las indicaciones de la posición que debes tomar para que puedan colocarte el bloqueo espinal. En ese momento de la inyección sientes como tu cuerpo se enfría de una manera increíble. Al mismo tiempo empiezas a perder el control de tus extremidades inferiores. Pasados unos minutos los doctores y enfermeras tendrán que acomodarte boca arriba porque tú ya no podrás hacerlo.

AÚN CON ANESTESIA PUEDES SENTIR TODO

 

No sentirás dolor cuando te estén cortando, pero sí sentirás como pasan el bisturí sobre tu piel. El tironeo que viene a continuación es la parte más impactante. Los médicos te advierten que sentirás un leve jalón, pero no es así. Es impresionante la sensación que tienes cuando comienzan a sacar a tu bebé.

TOMA TODOS LOS MEDICAMENTOS

Desde que te hagan las costuras para cerrar tu cuerpo comenzarán a darte medicamentos para evitar infecciones. También te darán algo para el dolor y con eso sentirás que estás en la gloria. Probablemente después pienses que ya no es necesario que te den nuevamente algo para el dolor, pero no dejes de tomar todos los medicamentos que prescriban. Recuerda que además de lidiar con el dolor, tendrás que arreglártelas para ver cómo puedes sostener a tu bebé sin que presione tu herida.

DESEAS NO EXPRESAR TUS EMOCIONES

Cuando comienza a pasar el efecto de la anestesia deseas no estornudar, toser o reírte para no sentir dolor. En caso de que tengas que hacerlo, optarás por que sea de la manera más discreta posible para no realizar tanto esfuerzo.

DEBES TENER PRESENTE…

  • Cualquier bebé puede nacer por cesárea por diversas circunstancias. Quizá tu bebé venga en posición invertida, como fue mi caso.
  • Si hay alguna complicación durante el parto tendrán que recurrir a la cesárea.
  • En caso de que tu pelvis sea estrecha también tendrán que abrirte, de lo contrario tu bebé no pasará.
  • Si deseas tener otro bebé debes esperar al menos 3 años para que tu herida haya cerrado porque puedes sufrir algún percance si sucede antes de eso.
  • Si ya tuviste un bebé por cesárea y deseas tener otro, no necesariamente tendrá que nacer por el mismo método.
  • Cuida mucho tu alimentación y realiza ejercicio de manera moderada para que sanes más pronto.
  • Acude a tus revisiones para saber que todo está en orden.

Mi objetivo al decirte todo esto no es espantarte, sino hacerte consciente de todo lo que vivirás. Debes saber que pese a esto, vale la pena un momento de dolor por el precio de tener a tu hijo a tu lado. Así que prepárate de la mejor manera y toma esta experiencia como un aprendizaje más.

3 trucos simples para relajarte ante un caso de estrés o nerviosismo

Los momentos de crisis o de estrés se podría decir que ya son parte de la vida cotidiana de cada una de las personas en la actualidad, sobre todo aquellas que se han adentrado en el ritmo de vida occidental o viven en las ciudades más grandes. Es por esta razón que el control del nerviosismo ante estas situaciones y el poner en práctica algunos consejos para el manejo del estrés resulta imprescindible.

Ten en cuenta que las situaciones de estrés por razones sociales o emocionales pueden provocar cuadros de ansiedad, temblores, desesperación, llanto, sudoración, entre otros síntomas. Es importante que atendamos rápidamente ante circunstancias como estas, porque a simple vista pueden parecer situaciones momentáneas, pero el estrés se puede volver crónico, trayendo aparejado consigo un gran número de enfermedades que están de “moda” en nuestros días, como la fatiga crónica, las enfermedades autoinmunes, fibromialgia, dolencias corporales y muchas otras.

3 trucos para combatir el nerviosismo y el estrés

Para conseguir volver a un estado de normalidad antes situaciones de estrés o un repentino estado de nerviosismo, debes enfocarte en estas 3 áreas que te comentamos a continuación y podrás conseguir equilibrarte nuevamente, volviendo a un estado de calma en pocos minutos. Lo mejor de todo es que no necesitas nada más que tu propia disposición y cuerpo, todo está a tu alcance para calmar el estrés

Tragar saliva

Si hay una situación que hace que te pongas nervioso, casi inmediatamente se te va a secar la boca. Esto ocurre como una respuesta del sistema nervioso que nos pone en alerta.

Para revertir el nerviosismo comienza a mover la lengua para imitar el movimiento que realizamos al masticar y así podrás generar saliva nuevamente. En cuanto sientas que hay saliva en la boca, traga poco a poco hasta que el sistema nervioso se vuelva a equilibrar. Este es un truco muy efectivo y que funciona rápidamente.

Respirar conscientemente

Ten en cuenta que respirar no sólo es un mecanismo para vivir, sino que también no ayuda a regular el equilibrio nervioso. Cuando lo requieras intenta lo siguiente:

  • Siéntate, si no es posible hazlo de pie.
  • Cierra los ojos y concéntrate.
  • La respiración debe llenar primero la barriga y luego ascender a los pulmones para llenar el pecho.
  • Expulsa el aire a la inversa, así que “desinfla” tus pulmones y luego la barriga.
  • Respira con lentitud. Lleva una mano a la barriga y otra al pecho para sentir el movimiento.
  • Hazlo sin forzarlo, deja que el tórax se llene de forma natural.

Puedes usar tu imaginación para crear un lugar y espacio donde te sientas mejor, protegido y en calma, la visualización ayuda a trasladar nuestra mente y enfoque para cambiar la manera en que estamos procesando nuestros pensamientos, esto ayudado con la respiración consciente es un efectivo método para tratar el nerviosismo y la ansiedad.

Masaje en el pecho

Ante casos de estrés, algunas personas sienten una opresión en el pecho. Es recomendable que puedas probar lo siguiente:

  • Lo ideal es que se haga el ejercicio tumbados en el suelo o una cama.
  • Lleva la palma de la mano abierta al centro del pecho, encima del esternón.
  • Pon encima la otra mano para hacer presión.
  • Presiona para mover la piel. No se trata de una caricia sino de movilizar los tejidos del pecho que se han contracturado por el estrés.
  • Realiza movimientos en círculo con lentitud.

¡No metas estos alimentos al refrigerador!

Muchas personas llegan a casa del supermercado y suelen meter a la refrigeradora todo lo que compraron “para que dure más tiempo”. Sin embargo, existen varios alimentos que están mejor fuera de la nevera que dentro ya que, al encontrarse en el lugar equivocado, pueden perder su sabor y propiedades nutricionales. ¿Quieres saber a cuáles nos referimos?

1. Tomates:

Si los guardas dentro del refrigerador, su sabor y consistencia disminuirán considerablemente. Además sus propiedades nutricionales serán distintas. Lo mejor será guardarlos a temperatura ambiente y esperar a que estén maduros.

2. Palta:

Lo peor que puedes hacer es meterla al refrigerador cuando está madura, ya que lo único que lograrás es que se ponga dura y de un color negruzco. Dejarla en la nevera cuando está apunto de madurar, también es mala idea. Lo ideal es que la pongas en un lugar seco y oscuro para que madure naturalmente y puedas disfrutar de su exquisito sabor.

3. Chocolate:

Siempre que guardamos un chocolate a medio comer en la refrigeradora, nos damos con la sorpresa de que, al probarlo, su sabor ya no es el mismo y su textura tampoco. Esto se debe a que la temperatura de la nevera no es la correcta para su conservación y a que, además, el chocolate absorbe mucho olores. Lo correcto es que lo dejes en un sitio fresco.

4. Miel:

Su PH alto y gran cantidad de azúcar, mantienen los microorganismos controlados, así que no es necesario refrigerarla. Si la miel es expuesta a temperaturas bajas durante mucho tiempo, terminará por cristalizarse.

5. Mantequilla:

Cada vez que te provoca comer un delicioso pan con mantequilla, corres a la refrigeradora (porque ahí siempre la pones) y al intentar untarla, te encuentras con un bloque de hielo. ¿Por qué? Porque la nevera no es el lugar donde debe estar. Dejarla fuera y la mantequilla mantendrá su sabor y textura.

6. Frutas (piña, sandía, plátano, papaya):

Si tienes alguna de esas frutas en tu refrigerador, ¡sácalas ahora mismo! Las bajas temperaturas anulan las enzimas que las hacen madurar y sus niveles de antioxidantes se reducen considerablemente.

Ahora que sabes todo lo que no debes meter a la refrigeradora, organiza mejor la distribución de tus alimentos y mantén algunos completamente alejados de las bajas temperaturas.

¡TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR!

Para cocinar saludable solo tienes que recordar estas reglas

Existen ciertas reglas que debemos seguir para que nuestra alimentación sea sana y balanceada. La mayoría de estas normas no son tan malas como la gente piensa. Contrariamente a lo que se cree, una dieta balanceada es deliciosa y divertida. Sigue estas reglas para cocinar saludablemente.

DILE ADIÓS A LA LACTOSA

Algunas investigaciones medicas afirman que es malo consumir leche después de cierta edad.  Tomar leche después del periodo de lactancia y que ésta provenga de un animal no es una buena idea. Estas acciones derivan en los problemas de intolerancia y alergias. Por tanto, lo mejor es preguntar a tu médico si aconseja o no consumir leche. Sin embargo, si eres capaz de digerirla, puedes consumirla. Otra opción es beber leche deslactosada.

UNA DE LAS MEJORES REGLAS ES REDUCIR LA GRASA

Quitar el exceso de grasa de tus comidas te ayudará a reducir tu peso. Así mismo, reducirás tu ingesta calórica y de colesterol. Por tanto, debes buscar alimentos bajos en grasa que te proporcionen energía suficiente. Entre los alimentos con bajo contenido en grasa se encuentran el atún, el pavo, algunos vegetales como los champiñones y las espinacas. Finalmente, las naranjas y los plátanos también son adecuados para ti.

 ELIMINA LA MANTEQUILLA

La mantequilla le da un sabor único y delicioso a tus platillos. No obstante, también daña la salud de tu corazón. Por eso es mejor que la reemplaces por aceites de origen vegetal. Te sugiero que intentes cocinar con aceite de oliva, girasol, soya y canola. Al usarlos reducirás el colesterol que ingieres día día, en consecuencia, la salud de tu corazón mejorará. Un último beneficio de cocinar con aceite es que el sabor de tus comidas también será más rico. También puedes encontrarlos aceites saludables en frutas como el aguacate y en frutos secos como las nueces. Prueba estas tres reglas y observa los cambios.

¿Si gustó la publicación? ¡Compártela con tus amigas!