Yoga para gente ocupada tres asanas que puedes hacer en

Yoga para gente ocupada: tres asanas que puedes hacer en 5 minutos y que sirven de camilla para todo el cuerpo

Hola, un placer verte por aquí. Te escribe Lourdes Ortega y hoy hablaremos de Yoga para gente ocupada: tres asanas que puedes hacer en 5 minutos y que sirven de camilla para todo el cuerpo


Deja que la falta de tiempo no te permita disfrutar de los beneficios del yoga. Con estas tres asanas podrás estirar todo tu cuerpo en un tiempo récord (cinco minutos) y en tu propia sala de estar. ¿Te atreviste?

Descubre la mejor ropa para hacer ejercicio pinchando en la imagen.

Descubre la mejor ropa para hacer ejercicio pinchando en la imagen.

Las clases regulares de yoga aportan muchos beneficios a nuestra salud y estado físico, pero cuando vamos en contra, la idea en sí tiene que ser aprende todos los secretos de esta disciplina oriental poder disfrutar de esto es difícil para nosotros. Los profesores de yoga conocen nuestro ritmo de vida y han aprendido a condensar y diversificar sus procedimientos para que cada casa tenga al menos una esterilla de yoga esperando ser escuchada. Si eres corredor, estás adaptada al yoga, si también estás embarazada, si quieres adelgazar, el yoga puede ser el apoyo que necesitas y si tienes estrés y no tienes tiempo para nada, también puedes hacer yoga. En concreto, las posturas que explicaremos a continuación que calman la mente, estiran todo el cuerpo y se realizan en 5 minutos.

Comience las clases de yoga exprés con esta asana, que promete estirar los músculos dentro de los muslos, la ingle y la espalda baja. Especialmente recomendado si pasas el día sentado.

Para hacer esto, siéntese descalzo sobre una estera de yoga, estire las piernas y la espalda. A continuación, doble las rodillas, junte los pies e intente acercar los talones lo más posible a la pelvis. Si su flexibilidad lo permite, es ideal tener las rodillas apoyadas en el suelo. PAGPuede sujetar las piernas con las manos para mantener la postura. Manteniendo la espalda recta, cierre los ojos y respire profundamente 10 veces. Cada vez que llene sus pulmones, trate de llevar las rodillas al suelo y los talones a la pelvis.

Si eres capaz de cumplirlo esta asana no solo funciona en las caderas y piernas, sino que también ayuda a relajar la columna vertebral y abrir el pecho. Eso sí, para que sea perfecto, es necesario practicar varias veces.

Acuéstese boca abajo sobre la colchoneta y desde esta posición levante las caderas y los glúteos, dejando el cuerpo en V (postura del perro boca abajo): Mantenga el peso sobre los dedos de los pies y las palmas de las manos, asegurándose de que su espalda esté en línea recta con los brazos extendidos.

Desde esta posición suelta el aire poco a poco y baja, avanzando la pierna derecha hacia adelante de modo que esté en contacto con el exterior de la mano derecha. Asegúrese de que la rodilla doblada de la pierna derecha no supere el tobillo de la pierna derecha, sino que formen una línea. Al mismo tiempo, la rodilla izquierda y el supinador de la pierna izquierda descansan en el suelo, permitiendo que las caderas también se acerquen a la colchoneta.

Inhala, sintiendo que tu espalda se alarga y tu pecho abre tu espalda. Mantenga durante 10 respiraciones antes de deshacerlo, haciendo movimientos en sentido contrario y repitiendo todo el proceso, esta vez adelantando la pierna y el pie izquierdos.

Es la asana que más estira la espalda al trabajar con los brazos y hombros y fortalecer las piernas. Si tienes la flexibilidad de un profesional, es ideal que lleves las manos a la espalda. palmas juntas dirigidas al techo. Si no está tan avanzado, será más fácil mantener la postura manteniendo las manos detrás de la espalda y agarrando los antebrazos con las manos.

Desde el perro hacia abajo, lleve la pierna derecha hacia adelante, pasándola entre los brazos. Asegúrese de que el pie delantero esté apuntando hacia adelante, mientras que la pierna que queda atrás debe girar en un ángulo de 45 grados. Levanta el torso, inclina los hombros hacia atrás, levanta el pecho y coloca ambas manos detrás de la espalda.

Luego haz que el tronco, con la espalda recta, descienda gradualmente hacia adelante para que al final del movimiento el pecho y la frente toquen la pierna delantera. Mantenga la postura durante 10 respiraciones antes de deshacerla y adelantar la otra pierna.

.

No te olvides compartir en en tu Twitter y Facebook para que tus amigas lo sepan

??? ? ? ???